Colombia: las hinchadas de fútbol se baten en “la primera línea”

Escribe Emiliano Monge

Se suspende la Copa América

Tiempo de lectura: 3 minutos

La edición de la XLVII Copa América suspendió la sede de Colombia, debido a la enorme rebelión popular que se desarrolla desde hace más de 20 días. Se trata de una victoria de los manifestantes, las hinchadas y los futbolistas que se han solidarizado con la huelga. La Copa estaba planeada para realizarse de manera compartida entre este país y la Argentina. Colombia había solicitado postergar la realización por “problemas logísticos”, pero Conmebol respondió que “resulta imposible trasladar la Copa América 2021 al mes de noviembre” (El País, 20/5).

Colombia atraviesa el tercer pico de la pandemia con muy poca población vacunada y con más de 80.000 muertos. Duque prometió la realización de la Copa, ninguneando al paro nacional ininterrumpido, y tratando de desviar la atención internacional de las protestas.

Con más de 50 muertos, 600 desaparecidos, miles de violaciones de DDHH, detenidos y heridos, se vive en Colombia una guerra del estado contra la población. Muchos partidos de la Copa Libertadores –también organizada por la Conmebol– fueron escenarios de las protestas y la represión policial contra los manifestantes.

“El duelo entre América de Cali y el brasileño Atlético Mineiro tuvo que detenerse en cinco ocasiones, y el enfrentamiento entre Junior y el River Plate argentino también estuvo suspendido por varios minutos, ambos en la ciudad caribeña de Barranquilla. En Pereira, el juego de Atlético Nacional de Medellín y Nacional de Uruguay empezó una hora tarde por los manifestantes” (ídem). Las barras se unieron para reclamar que no se realice el torneo.

Las hinchadas de muchos equipos nacionales están apostadas en cada uno de los puntos de resistencia, y apoyan activamente el paro. En Cali, “capital de la resistencia” y donde más asesinatos policiales se perpetraron, las hinchadas rivales del América y Santa Fe se unieron en defensa de la “primera línea”, brutalmente atacada por la policía y las bandas paramilitares. Manifestaron su apoyo al Paro Nacional barras como La Guardia AlbiRoja Sur (Santa Fe), los Comandos Azules (Millonarios), Los del Sur (Nacional), el Barón Rojo Sur (América de Cali), Fortaleza Leoparda (Bucaramanga) y la Rexixtenxia Norte (Medellín). Estas barras salieron a las calles de sus respectivas ciudades para manifestarse.

Muchas de estas barras hacen plantones y organizan ollas populares. En Cali, la barra del Deportivo Cali sostiene el Puerto Resistencia en la Loma. Revolución Vinotinto Sur (Deportes Tolima) se ha manifestado constantemente en contra del asesinato de Santiago Murillo, joven asesinado por el Esmad. En Cartago, integrantes de Los del Sur, los Comandos Azules, el Barón Rojo Sur y el Frente Radical Verdiblanco, se unieron para formar la primera línea de resistencia frente a la represión policial.

El lunes 17 de mayo, en Villavicencio, hinchas pertenecientes a barras de Nacional, Millonarios y América, marcharon en apoyo al Paro. En Pereira, hinchas del América y del Deportivo Pereira se reunieron frente al hotel donde estaba Nacional de Uruguay para corear conjuntamente: “No se juega, de luto no se juega”. Junior de Barranquilla, sede de enormes protestas, emitió un comunicado en el que solicitó que su equipo no jugara frente a Fluminense el 6 de mayo y amenazaron con bloquear el transporte.

Los futbolistas colombianos solicitaron a la Federación Colombiana de Fútbol no programar partidos hasta que no se resuelvan las demandas del paro y se ponga fin a la represión estatal (13 de mayo), piden “un país más justo, equitativo e inclusivo en el que se le garantice a toda persona lo mínimo para vivir dignamente”.

Priorizar los negocios, no la vida

La Copa América es una gran generadora de ingresos para los países organizadores. Duque había prometido la exención tributaria, por la suma de 14 millones de dólares, algo que espera recibir Argentina (Infonegocios, 6/5). Argentina debe pagar 7 millones por ser sede, algo que se espera recuperar con la venta de entrada y el uso del 30% del aforo, todavía no descartado. Mientras el país tiene muy pocos vacunados y una explosión de casos, la Conmebol compró 50 mil dosis de vacunas Sinovac, un “vacunatorio VIP” para los planteles. Los “protocolos” y las “burbujas” de los futbolistas y los trabajadores de eventos deportivos demuestran también su ineficacia, como lo producido en clubes con más de 30 contagios. El presidente anunció un confinamiento por nueve días, sin aportar recursos.

Sería la cuarta edición de la Copa en seis años, algo poco habitual ya que se realiza cada dos años. La Conmebol atraviesa una crisis de fondos, como la AFA y el país. Conmebol recibió sobornos para la adjudicación de derechos de televisión, lavado de activos y otros delitos dentro del Fifagate. Por Amazon se puede ver la serie “El Presidente”, sobre estos casos. El supuesto “recambio” de la dirigencia no es tal, ya que circulan los mismos mecanismos de corrupción.

Suscribite a Política Obrera