Paro del SUTNA para garantizar el confinamiento

Escribe Ximena Arrece

Tiempo de lectura: 2 minutos

El nuevo decreto de aislamiento obligatorio del gobierno plantea un falso confinamiento porque, aunque fue presentado como “una vuelta a fase 1" estricta y que, por lo tanto, se cerraría la industria, las excepciones que figuran en el decreto, completamente vagas, incluyen "la industria de exportación" y "procesos continuos de producción" (DNU 334/21). Ante esto, el SUTNA garantizó el confinamiento y paralizó la producción desde la entrada en vigencia del decreto, siendo que no declaraba específicamente la esencialidad del neumático. Sin embargo, rápidamente se produjo la intervención del Ministerio de Trabajo que, en auxilio de las patronales, estuvo dispuesto a trabajar sábado y domingo, dictaminando en el día de ayer finalmente que la producción de neumáticos era actividad esencial. Gremios, como el SMATA, dieron el acuerdo a la presencialidad, incluso sumando horas extras e incrementando el ritmo de producción.

Argentina transita la segunda ola de Covid-19 siendo el tercer país del mundo con más muertes (The Guardian, 20/05), con casi 40 mil contagios diarios. El gobierno de Alberto Fernández intentó instalar desde el comienzo del año que las personas se contagiaban en las actividades de ocio y no en sus lugares de trabajo. Avalaron de esta forma la vuelta presencial a las aulas y tres semanas más tarde asistíamos a un pico de casos record que ha llevado al colapso sanitario, y a la muerte de decenas de trabajadores de la educación. Sin embargo, hace tres semanas decretaba un aislamiento a medias, desde las 20 hs hasta las 6 am. La clase obrera debía ir "de casa al trabajo y del trabajo a casa". Luego de tres semanas, el país asiste a un nuevo record de enfermos y muertos por covid, demostrando la absoluta falacia de que los contagios no se daban en las fábricas o yendo hacinados en el transporte público. No podía ser de otra forma, dado que el gobierno tampoco ha garantizado jamás el seguimiento de los protocolos en la mayoría de las fábricas. Tuvieron que ser los trabajadores organizados, como en el SUTNA, los que discutieron sus propios protocolos y lucharon por su cumplimiento.

Se trata de un gobierno que ha privilegiado las ganancias de las empresas capitalistas antes que la salud y la vida de los trabajadores. El choque con el SUTNA puso de manifiesto la farsa del confinamiento que decretó el gobierno. Según Clarín (22/5), el ministerio de Industria está intercediendo en la elaboración de un listado más específico para, directamente, obligar a que se cumpla el trabajo presencial en las industrias de exportación.

Suscribite a Política Obrera