Muerte obrera en Papelera Berazategui

Escribe Eme Ku

Tiempo de lectura: 2 minutos

El pasado lunes 31 falleció un trabajador en las instalaciones de “Papelera Berazategui”. El joven obrero cayó en una máquina en movimiento, lo que le originó serias lesiones y falleció casi de inmediato.

El trabajador fallecido, Norberto, tenía pocos meses de antigüedad, no tenía la preparación suficiente para desempeñar las tareas que describe el convenio en ese sector, y estaba afectado a la rotación permanente a la que la empresa somete a los trabajadores de las dos plantas que tiene en el distrito.

El caso de Norberto remite inmediatamente a la memoria el caso de Brian “Mechi” Cantero, en otra fábrica papelera de la zona, Sein. Hace casi 3 años, Mechi murió atrapado por una máquina. Él también era un trabajador tercerizado, haciendo trabajos dentro de Sein, a cargo de un “contratista” conocido de la zona. También en Berazategui, el año pasado, murió otro trabajador en la planta de Rigolleau.

La tercerización y precariedad instaladas en el gremio papelero están en la raíz de estos crímenes laborales. En Berazategui se conjugan la “promoción industrial” por parte de los Mussi y el PJ, con la inauguración de 5 mini parques industriales, y la profundización de las medidas de flexibilización laboral, con el lobby empresarial, encabezado por Daniel Rosato, dueño de la papelera que lleva su apellido y presidente de la Cámara empresarial Pyme Argentina (IPA). Rosato es un gran animador de la flexibilización, impulsa la presentación lisa y llana de una ley de flexibilización -aunque ya se haya avanzado bastante de hecho en este terreno-, con la complicidad inestimable de la burocracia papelera.

La tercerización y precariedad laboral y salarial en el gremio es desgraciadamente conocida. Los trabajadores papeleros están sometidos a duras condiciones laborales, en un proceso productivo que requiere un alto grado de trabajo manual, lo que acrecienta la posibilidad de accidentes, toda vez que las patronales exigen extenuantes ritmos de producción como variable para sostener sus ganancias.

El gremio papelero viene sufriendo duros golpes. Con sueldos de hambre que no llegan a cubrir la canasta de pobreza, hay que sumar los despidos y suspensiones y cierres de empresas (cartonera Acevedo, Hélice, Ledesma, Convenor, etc.). Las ocupaciones de Ansabo/PORYSO y Kimberly Clark marcaron una línea de lucha, a las que la burocracia rehúye, convocando a pantomimas de asambleas, totalmente aparateadas, para intentar disimular su inmovilismo.

Es necesario desarrollar asambleas en las empresas papeleras, donde se elijan delegados y se arranquen inmediatamente medidas en defensa de la vida de los trabajadores y discutan un programa.

Movilicemos a los trabajadores del gremio exigiendo justicia para Norberto, y que vayan a la la cárcel los responsables.

Suscribite a Política Obrera