Uruguay

Adeom: el que no apoya al sindicato policial que “marche preso”

Escribe Juan Ferro

Tiempo de lectura: 2 minutos

La Mesa Representativa del PIT-CNT, en una reñida votación (14 a 13), decidió hace unos meses suspender al sindicato policial uruguayo hasta la realización del próximo congreso de la Central, debido al brutal ataque policial a un grupo de mujeres del barrio Malvin, que dejó un saldo de tres vecinas heridas por disparos policiales.

Una votación tan estrecha ya evidenciaba que el PIT CNT tenía la política de salvar al sindicato de la policía como sea. Esa fue la política que tomó la directiva de Adeom. Como primer paso en esa dirección, desautorizó el voto de Álvaro Soto -miembro de la Mesa Representativa por Adeom y militante del PT uruguayo- aduciendo que no tenía mandato para votar por la suspensión del sindicato policial.

El segundo paso de Adeom contra Álvaro Soto fue suspenderlo arbitrariamente de la Mesa Representativa, sin admitir debates o descargos ni que mediaran los procedimientos de discusión democrática. Posteriormente, el 8 de junio pasado, en una ignominiosa resolución, se sanciona por segunda vez a Soto “por telegrama”, suspendiéndolo por un mes de sus derechos de afiliado.

La decisión de Adeom es un clásico de la burocracia sindical. Sancionar sin derecho al “pataleo”, suspender por telegrama a los activistas, discontinuar la afiliación impidiendo postularse a las próximas elecciones por no obtener el tiempo continuo de como afiliado y encuadrar así focos de rebeldía y malestar que ha causado en la base del sindicato municipal este apoyo al sindicato policial amarillo.

Los dirigentes de Adeom han realizado un gran esfuerzo para presentar al policía como “un trabajador más”, sin contar el “trabajo” represivo que motivó la polémica resolución, además de las tareas de conspiración e inteligencia que hace la policía sobre el activismo y los operativos represivos sobre los barrios, defendidos por el propio sindicato.

La mayoría de los dirigentes sindicales uruguayos aceptaron hace algunos años la presencia de este sindicato policial. Un sindicato amarillo que en sus estatutos prohíbe las huelgas. Los policías nunca formaron parte del movimiento obrero de Uruguay. Por lo tanto, pueden organizarse como se organizan otras instituciones medias y hasta las propias cámaras patronales, pero no en una central obrera.

No existe ni existirá una convergencia de intereses entre la policía como tal y la clase obrera, Los socialistas defendemos la necesidad de realizar un trabajo político también sobre los cuerpos represivos, recogiendo sus agravios sociales para organizarlos aparte, con un programa socialista, pero esto no convierte a la policía en parte del movimiento obrero – los convierte en nuevos luchadores contra la policía y el estado de las patronales.

Repudiamos la nueva sanción de la directiva de Adeom a Álvaro Soto. El sindicato tiene la obligación de llamar a una asamblea general del gremio para cosas decisivas en la vida de los trabajadores, como es la mejora de su salario y condiciones de trabajo realizar una gran campaña contra la LUC y permitir que haya elecciones en su sindicato. Solo así se defiende la democracia sindical. En el Uruguay no ha salido ningún decreto prohibiendo las elecciones gremiales y no hay que olvidar que la directiva de Adeom tiene su mandato vencido. Reivindicamos el voto de Soto. No se puede aceptar que quienes estén en contra de un sindicato de represores “marchen presos”.

Suscribite a Política Obrera