Salud: por qué el trabajo de los concurrentes debe ser pago

Escriben Hika C. y Sara Danari

Tiempo de lectura: 2 minutos

Quirós-Larreta han iniciado una ofensiva para cerrar las concurrencias en el sistema sanitario de la Ciudad de Buenos Aires. Según el gobierno, su noble propósito es el de terminar con el trabajo gratuito en hospitales y centros de salud. Esto ha desatado una dura respuesta de los concurrentes, que se han puesto en pie de luche. El planteo de Larreta, además, puso sobre la mesa el debate sobre las condiciones de trabajo de las concurrencias. ¿Deberían cerrar por la precarización o deberían ser incorporados con derechos laborales?

Históricamente las concurrencias han venido sosteniendo con trabajo gratuito el derrumbe y vaciamiento del sistema de salud, particularmente en el ámbito de la salud mental, donde el 80% de los psicólogos que desenvuelven tareas en el hospital lo hacen como concurrentes. Si bien el propio GCBA sostiene que este sistema es “de tiempo parcial y no remunerado”, lo cierto es que, para dar continuidad a la atención, las instituciones de salud que a lo largo de los años han sido diezmadas en sus planteles de profesionales rentados permanentes, y recurren a los profesionales en formación para paliar los recursos humanos que el estado municipal, en este caso, no provee.

En el contexto de la pandemia, con un personal insuficiente y agotado, el cierre de concurrencias justificado como una cruzada contra el trabajo gratuito no representa salida alguna, más bien es un camino certero hacia una catástrofe mayor. Recargaría aún más al personal de planta y dejaría a la deriva a la población que se atiende en el sistema público de salud.

Dado este cuadro de situación queda claro la inviabilidad y lo pérfido del planteo del gobierno y la naturaleza laboral, no sólo formativa, de la actividad llevada adelante por las concurrencias. Por tanto, lo que está planteado no es su cierre sino el reconocimiento laboral de este personal, con salario, condiciones y derechos laborales. Además, es un problema que afecta al conjunto de los trabajadores de la salud y a la atención de la población. Después de todo, la precarización de uno de los eslabones más débiles de la atención sanitaria establece el piso para la precarización del resto de los trabajadores.

En este debate, desde Tribuna de Salud Tendencia, sostenemos la incorporación bajo convenio, con ART y salario para concurrentes, así como el pase a planta de residentes y concurrentes y un aumento salarial que eleve los salarios al costo de la canasta familiar. Además, entendemos que es necesario que esta problemática sea discutida mediante asambleas por hospital que refuercen el proceso de lucha desplegado dotando a la movilización y medidas de lucha de un planteo frente a quienes se escudan en el carácter formativo difuso para sostener el no cobro o se apoyan, como el GCBA, en esa gratuidad para promover el cierre.

Suscribite a Política Obrera