Salta: Sáenz, Aguilar y Alberto Fernández son cómplices del mismo colapso sanitario

Tiempo de lectura: 2 minutos

Alberto Fernández no llegó a Salta “en los barcos”, sólo descendió de la escalerilla de un avión. Pero su visita fue suficiente para destapar una crisis política. Su disparador es el colapso sanitario de la provincia.

Los incidentes con organizaciones sociales kirchneristas, de un lado, y con los gauchos que montaron con ponchos su propia versión de los banderazos opositores, del otro, condujeron a la renuncia de Francisco Aguilar, el titular del Comité Operativo de Emergencia sanitaria (COE). En verdad, Aguilar encontró una excusa para justificar el completo desmadre del sistema de salud, cuyas razones son bien anteriores a los incidentes de ayer y tienen a Sáenz y al propio Aguilar como principales responsables. En su nota de dimisión, el propio Aguilar advierte que los hospitales salteños se encuentran “al límite” y que la situación sanitaria provincial es “delicada”.

Aguilar es un defensor acérrimo de la máxima apertura económica y la presencialidad. El empeño que pone para denunciar la manipulación política de un acto oficial, en el día de ayer, contrasta con su defensa de la circulación diaria de cientos de miles de personas, la presencialidad escolar y la falta de subsidios para la enorme masa de desocupados, changarines y cuentapropistas volcados diariamente a las calles para asegurar su sustento. Mientras los departamentos de la gran Salta se encuentran en alerta epidemiológico, Aguilar y Sáenz y se niegan a suspender las clases presenciales, aun cuando ya fallecieron 11 docentes por Covid en este ciclo lectivo y la tasa de contagio en la docencia triplica a la del conjunto de la población en el mismo período. Por otro lado, los trabajadores de los hospitales de Orán y San Martín denuncian la falta de camas, profesionales e insumos, cuando según el propio COE estos departamentos se encuentran en zona amarilla.

Sáenz rechazó enseguida la renuncia de Aguilar en conformidad con esta política ruinosa, Lo único que crece a la par de los contagios de Covid, son las marchas contra el hambre y la carestía, por la falta de insumos y personal hospitalario, por el salario, contra la presencialidad escolar y el trabajo en negro.

Esta crisis humanitaria tiene como responsables a Sáenz y al propio Aguilar, desde el Partido Obrero impulsamos una lucha independiente contra los gobiernos del contagio, la miseria social y la entrega de los recursos a las grandes patronales.

Suscribite a Política Obrera