Israel: el nuevo gobierno debuta con provocaciones y bombardeos

Escribe Mauri Colón

Tiempo de lectura: 2 minutos

El nuevo primer ministro, Naftali Bennett, ungido por la “gran coalición anti-Netanyahu", formada por agrupaciones de derecha, izquierda y centro, junto a un partido árabe islámico, se ha presentado al cargo como “un asesino de árabes”. Y en sus primeros días de gobierno ha actuado conforme a su currículum.

Tan solo 48 horas después de su asunción formal, una de las primeras decisiones de Bennett-Lapid fue permitir una marcha de la extrema derecha sionista a través de los vecindarios palestinos de Jerusalén Este. La marcha en cuestión fue la versión reprogramada de la que había sido planeada para el 10 de mayo para conmemorar la “conquista” de Jerusalén en la guerra de 1967. La movilización había sido inicialmente concebida para boicotear a la coalición anti-Netanyahu, por esto fue aprobada por el mismo "Bibi" en sus últimos días en el cargo.

La autorización de la marcha obedeció a la insistencia de los integrantes del gabinete de que lo contrario sería una concesión a Hamas. Así, el ministro entrante de seguridad pública, Omer Bar-Lev, señaló que: “La marcha de las banderas se llevará a cabo en Jerusalén que es la capital eterna de Israel (…) En una democracia, está permitido y es importante realizar manifestaciones y marchas como estas”. Las manifestaciones palestinas, sin embargo, se disuelven habitualmente a la fuerza. La marcha tuvo lugar con la custodia de las fuerzas represivas.

Más de un millar de participantes marcharon coreando "Muerte a los árabes". En Jerusalén se llevó a cabo una contramanifestación, donde participaron centenares de palestinos. Después de una represión violenta, la policía arrestó al menos a 17 palestinos, mientras que la Media Luna Roja dijo que 33 fueron heridos. También se contaron contramarchas en los pueblos y ciudades de población mixta de Israel, en un “día de ira”.

Al día siguiente, en represalia a los globos incendiarios que lanzaron en protesta los partidarios de Hamas desde la Franja de Gaza, sin causar daños materiales importantes, la aviación de Israel (FDI) bombardeó supuestos Gaza y la sureña ciudad de Khan Younis. La FDI declaró que estaban "listas para todos los escenarios, incluida la reanudación de los combates frente a los continuos actos terroristas que emanan de Gaza". El jueves, por segundo día consecutivo, fueron alcanzados varios sitios pertenecientes a grupos armados al noroeste de la ciudad de Gaza y al norte de Beit Lahia. Según Al Jazeera, un edificio de la administración civil al este de Jabaliy también fue atacado, además de un campo agrícola al este de la ciudad de Khan Younis.

Los bombardeos, se producen después de que un alto el fuego pusiera luego de 11 días de bombardeos, que dejaron a más de 250 palestinos muertos, a 1.900 heridos y el desplazamiento al menos a 60.000 personas.

Lee más en: Al final, las campanas sonaban por Netanyahu y Una “gran coalición” inviable en versión sionista islámica

Suscribite a Política Obrera