Pilar: la estafa del plan “Conectados"

Escriben Mercedes F. y Juan de Pilar

¿Para quién trabaja la dirección del Centro de Estudiantes del IFSD N° 51?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Recientemente el municipio de Pilar ha anunciado la puesta en marcha del plan “Conectados”. Básicamente, consiste en un itinerario por las plazas de los barrios del distrito (en días y horarios determinados) con una impresora para poner en formato de papel las actividades que se dan en las clases virtuales y un dispositivo que da conectividad a internet (wifi) para estudiantes de todos los niveles educativos.

La educación pública del distrito necesita mucho más que una fotocopiadora móvil para la cursada. Una virtualidad impuesta sin atender el déficit previo, sumado a la falta de inversión del estado en esta área, han dejado en 2020 cifras alarmantes de deserción educativa, en especial en los niveles secundarios, terciarios y universitarios. Los jóvenes abandonan sus estudios porque no pueden costearlos. El desempleo y la precarización laboral atentan contra la continuidad de los estudiantes. El plan Conectados es insuficiente, y un importante sector de estudiantes no podrá seguir cursando pese a tener sus impresiones gratuitas. Los docentes pasan a depender de la entrega de las impresiones, que siempre demora, y deben asumir una nueva tarea, la de preparar y enviar los archivos a las autoridades de este plan.

El movimiento estudiantil

La campaña del municipio fue saludada por la dirección del Centro de Estudiantes del ISFD N° 51 -encabezada por la UJS “oficial”. La asistencia que brinda el plan Conectados es marginal, los estudiantes dependen de una agenda acotada de la posta que imprime las copias y brinda unas horas de wifi por semana en algunos barrios. Para los estudiantes y docentes del ISFD Nº51 hay una atención “especial”, convertidos en objetivo político de varios aparatos, dependen de las propias agrupaciones estudiantiles o referentes municipales del área de educación para recibir sus copias. Las agrupaciones EEPA (UJS oficial) dirección del Centro, y la recientemente conformada “Unidad Estudiantil 51” -directamente tributaria del intendente-, se han vuelto el brazo ejecutor de esta política del municipio (anunciándolo por sus redes como un gran triunfo) que pretende ocultar las necesidades de fondo que tiene la comunidad educativa y conformandose con muy poco.

La dirección del CE ha celebrado y anunciado el plan Conectados como una conquista de los estudiantes, sin delimitarse o denunciar los límites de esta. En el mismo terreno se ubicó Unidad Estudiantil 51, que rápidamente tuvo acceso a las copias y paradójicamente ya ha entregado la primera tanda a los estudiantes del instituto, mientras EEPA se hace presente en la subsecretaría de educación superior para reclamar las suyas que llevan 3 semanas de retraso. La UJS Oficial es víctima de su propia política, es evidente que la nueva agrupación tiene “línea directa” con el municipio que aprovecha la ocasión para aislar de esta campaña al CE, pero esto no quita que la gestión del centro de estudiantes se haya limitado a asistir a los estudiantes como un portal informativo o en este caso, como un delivery de fotocopias sin plantear la necesidad de luchar por un programa en defensa de la educación pública en forma integral, más vigente en el marco de la pandemia.

La política de los Centros de Estudiantes debe estar focalizada en defender las condiciones de cursada de los estudiantes como así también la vida y la salud del conjunto de la comunidad educativa. Aferrarse a una asistencia precaria por parte del gobierno municipal y reclamar de manera corporativa que esa asistencia sea en particular a los estudiantes del terciario 51 por sobre los estudiantes de otras instituciones, llevan al ridículo al Partido Obrero oficial, que amenaza con convocar a una movilización si no aparecen las copias que enviaron a imprimir, pero se llaman al silencio ante la vuelta a la presencialidad que impone Kicillof en la provincia en plena ola polar y con cifras muy por encima de las aconsejables para la vuelta a las aulas. Tampoco se pronuncia contra en cierre de carreras como el que se intenta imponer en el ISFDyT N° 52 de San Isidro. Este orden de prioridades evidencia una clara adaptación al estado.

Llamamos al conjunto de los estudiantes de Pilar a pronunciarse contra la vuelta a clases hasta que se vacune a toda la población.

Organicémonos por la triplicación del presupuesto en educación, la contratación masiva de docentes para el desdoblamiento de cursos. Por la entrega por parte del estado de elementos electrónicos. Que el municipio garantice redes wifi gratuitas y permanentes en los barrios. Ingreso irrestricto a las becas Progresar y su aumento a un monto suficiente para cada caso.

Suscribite a Política Obrera