Paola Tacacho: arrancamos la destitución del juez Pisa y la lucha sigue

Escribe Alejandra del Castillo

Tiempo de lectura: 2 minutos

Luego de una ardua lucha se arrancó la destitución del juez Pisa por su responsabilidad en el femicidio de Paola Tacacho. Hubo que enfrentar al aparato estatal que, por todos los medios, buscó salvar a uno de sus personeros. En el marco de una creciente lucha contra la impunidad y descontento popular por la descomposición de las instituciones del Estado, la lucha pudo abrir curso para echar a este juez.

Paola Tacacho fue asesinada el 30 de octubre de 2020 por Mauricio Parada Parejas un exalumno suyo que la hostigó durante 5 años. Paola había realizado más de 20 denuncias, 14 en el fuero penal, y en ninguna encontró respuestas, solo ´perimetrales´ que su hostigador violaba con completa impunidad. Detrás estaba la mano del hermano del femicida, un empresario vinculado al poder político.

La familia de Paola, luego del femicidio, pudo reconstruir el calvario que vivió y dar con cada uno de los fiscales, jueces y funcionarios responsables. Pisa es uno de ellos. Intervino en la única causa que llegó a elevación a juicio -las otras 13 fueron archivadas- y este juez decidió sobreseer al hostigador de Paola en nombre que no había suficientes pruebas y era un gasto innecesario para la justicia. Desoyó el testimonio de Paola donde daba cuenta del temor con el que vivía y desestimó la declaración de los amigos de Paola como testigos.

Esta actuación de Pisa dio lugar a los pedidos de juicio político y destitución en su contra. En noviembre de 2020 ingresaron ocho presentaciones de organizaciones de mujeres, de víctimas y de un legislador radical. La comisión de enjuiciamiento de la legislatura acordó con el entonces gobernador Manzur el salvataje del juez. Este le firmó la renuncia condicionada a la jubilación de privilegio lo que le permitía evadir el juicio político. En repudio a esta decisión de Manzur, se hizo una manifestación en la casa de gobierno que fue reprimida, lo que encendió más aún la bronca popular.

Por problemas con el ANSES el juez Pisa no pudo concretar su jubilación de privilegio, tampoco quiso con la jubilación ordinaria, por lo se reactivaron los pedidos de juicio político. Esta vez y en el marco de la interna en el PJ, las presentaciones prosperaron. La movilización de la familia de Paola y las organizaciones que la acompañamos nunca cesó y fue sumando otras luchas contra la impunidad que también caldearon los ánimos populares.

En definitiva, el jurado de enjuiciamiento no tuvo más remedio que destituir a Pisa no sólo porque estaba demostrada su responsabilidad en el femicidio de Paola sino por el miedo a una reacción popular. La provincia viene convulsionada por la fuga del femicida Roberto Rejas, el accionar mafioso y delictivo de la policía, la denuncia a integrantes del poder político por abusos y la reciente noticia de abusos sexuales a periodistas en la propia casa de gobierno.

La destitución de Pisa fue celebrada como un triunfo de la lucha popular y abre el camino para avanzar contra todos los responsables. Es el mensaje que dio Mariela Tacacho, la mamá de Paola, en los medios luego de conocerse la sentencia. Hay una conciencia extendida, por más que algunos sectores busquen reducir el problema a un puñado de funcionarios con falta de perspectiva de género, de que no es sólo Pisa sino todo el régimen político de la provincia.

Con este avance redoblemos los esfuerzos para continuar la lucha por justicia por Paola y por todas las víctimas de femicidios y de la impunidad y preparemos una gran movilización este 25 de noviembre que coloque la responsabilidad del Estado y la necesidad de acabar con el régimen de los Pisa.