Escobar: la maldita policía de Berni arremete a balazo limpio en una fiesta

Escribe Ana Belinco

Tiempo de lectura: 1 minuto

El domingo por la madrugada en la localidad de Loma Verde del partido de Escobar, bajo gestión del Frente de Todos, once jóvenes fueron heridos con bala de goma por efectivos de la Policía bonaerense luego de que dicha fuerza represiva irrumpiera en una fiesta en un domicilio particular.

La balacera comenzó aproximadamente a las 6 de la mañana como respuesta a una pelea de dos jóvenes en la vereda de la casa donde se desarrollaba la reunión. La policía de Sergio Berni intervino, ante esta situación, a tiro limpio disparando con balas de goma sobre los jóvenes presentes y golpeándolos tanto en el exterior como en el interior de la vivienda. Según la dueña de la casa, madre de uno de los jóvenes, la policía tiró por diversión.

Por medio de sus redes sociales los jóvenes compartieron vídeos e imágenes donde se ven las heridas de gravedad que sufrieron y cómo un efectivo de seguridad apuntaba con un arma al cuerpo y la cabeza de los presentes.

Como venimos reflejando desde la página de Política Obrera esta situación no es un hecho aislado ni el accionar de efectivos policiales confundidos si no que es una política de Estado que busca criminalizar a la juventud de los barrios, a los pueblos originarios y a los trabajadores que luchamos por tierra para vivir y contra la expoliación y pauperización de nuestras condiciones de existencia. Expoliación que el Estado despliega a favor de las grandes empresas y los organismos financieros. Una política de Estado que deja expuesto como farsa el relato de la grieta y que traza un hilo de continuidad e impunidad entre todos los gobiernos de la democracia tejiendo una red de complicidades y necesidad mutua entre policía, justicia y partidos patronales para seguir reproduciendo el sistema capitalista por medio de sus métodos violentos.

La deliberación y organización en los barrios es fundamental para enfrentar esta red de impunidad y violencia estatal que se cobró la vida de Lucas, de Elías y de miles de jóvenes de la clase Obrera.