“Vivimos en un sistema de esclavitud para la clase trabajadora y es hora de que haya un congreso obrero”

Escribe Sebastián Bravo

Entrevista a Ricky Larrea, chofer de la línea 176-448, recientemente despedido.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Entrevista a Ricky Larrea, chofer de colectivos de la línea 176-448, activista gremial de la agrupación Gallos Rojos, recientemente despedido por Metropol, el conglomerado empresarial del transporte.

¿A qué se debe tu despido?

Se debe a una persecución laboral y hostigamiento que vienen realizando a la agrupación, Los Gallos Rojos, que es opositora del cuerpo de delegados. Ya habíamos denunciado tiempo atrás la persecución laboral, sanciones arbitrarias y todas las irregularidades de la empresa contra los compañeros de la agrupación.

El despido se lleva a cabo por mi actividad como activista sindical, con reiteradas sanciones fabricadas, sanciones arbitrarias. Esto se veía venir que iba a terminar en un despido encubierto.

Esta empresa tiene la costumbre de despedir a los compañeros que tienen muchos años con ese método, con ese modus operandi, que consiste en despedir a los trabajadores inventándoles causas falsas, llenando su foja de legajo de sanciones arbitrarias y, cuando acumulaste más de 20 días, te buscan para que agarres el arreglo y te vayas con dos mangos; es el modo de la Metropol.

Ahora me metieron una causa diciendo que yo guardé la unidad con el motor fundido y al otro día la unidad salió a trabajar en condiciones. Si el colectivo estaba fundido, no sale a circular. Este salió al otro día y todo los demás días normalmente, o sea que está claro que fue todo armado entre la empresa y el cuerpo de delegados, para llegar a un despido con causa.

¿Qué dijo la UTA de esta situación?

Fui reiteradas veces al gremio y no me toman los reclamos porque me dicen que yo no tengo la afiliación al sindicato, pero tampoco me quieren afiliar por ser un activista que lucha por los derechos de los trabajadores.

El gremio está en combinación con La Nueva Metropol. Me tienen marcado como activista, entonces me niegan la afiliación. A la Zona Norte he ido reiteradas veces a reclamar afiliación y siempre me decían: “te va a venir el descuento este mes”. En varias oportunidades hice la afiliación pero nunca me llegaron a hacer el descuento, o sea que me daba vuelta y seguramente los papeles que yo presentaba para afiliarme los rompían, porque me hicieron siempre la misma jugada, por ser lo que ellos llaman "un agitador de los derechos". Así que me manejo con la justicia del trabajo, con los abogados y vamos a dar pelea para que me reintegren a mi puesto de trabajo.

¿Quiénes son los Gallos Rojos?

Es una agrupación de la línea 176 y 448 que formó una lista para representar como delegados a los trabajadores, pero no ganaron las elecciones porque, a mí entender, han pasado muchas irregularidades en el transcurso de ese día de las elecciones. Se nos escapó. Desde mi punto de vista, estaba claro que estaba la UTA en medio y para mí hubo fraude.

Igualmente, seguimos luchando contra todo atropello contra los trabajadores y vamos a seguir siempre así, siempre para adelante.

¿Qué representa Metropol dentro del mundo del transporte?

Es un monopolio gigante que abarca gran parte de acá en Buenos Aires y en distintos puntos del país. Un monopolio que maneja el transporte público acá y también ahora, creo, que está manejando parte del transporte en Santiago de Chile. Trabaja en conjunto con los gobiernos de turno, con los intendentes, con el gremio.

Acá se complica mucho para la clase trabajadora dejar vivo el convenio colectivo de trabajo. La Metropol tiene su propio convenio. Someten a la esclavitud laboral a los trabajadores haciéndolos laburar 11 ó 12 horas por día, les sacan dos francos; dan nada más que cuatro francos, cuando por convenio son seis.

Además, pagan lo que quieren. Hay compañeros que dicen “este mes metí más horas y cobré menos que el anterior”. Así que está claro que pagan lo que ellos quieren a la gente y cuando quieren, te hacen voltear el salario con sanciones injustas, partes voladores, informes fantasmas.

Que cruzaste un semáforo en rojo, que te vio personal jerárquico que cordoneaste, que te vieron hablando por celular, etc. Son partes que buscan sancionar para hacer caer al salario del trabajador. Es el método de explotar y también de someter constantemente a los trabajadores. Se manejan con total impunidad porque tienen todo arreglado con el gremio y con el gobierno de turno. Y la verdad es que el convenio colectivo de UTA dentro de Metropol no corre, es el convenio de “La Negropol” cómo le decimos nosotros.

¿Qué medidas piensan tomar para defenderse de este ataque patronal?

Bueno, primero denunciando públicamente este método que tienen ellos de despedir trabajadores porque tienen comprado el gremio, por eso se manejan con total impunidad. Para llegar a los compañeros y quebrar el miedo que tratan de meter constantemente. Ellos juegan con el miedo de los compañeros a perder el trabajo, de ser otro Ricky Larrea.

A pesar de esto, nosotros no paramos, no nos van a callar. Siempre salimos a reclamar contra las injusticias, junto a distintas organizaciones sociales, con compañeros de lucha de otras líneas y de otros lugares. También rechazando todo en la justicia, denunciando y rechazando las sanciones y las injusticias.

En un contexto donde estos ataques por parte de las patronales involucran al conjunto de los

trabajadores de todas las actividades, ¿cómo ven la necesidad de convocar a un congreso del movimiento obrero?

La necesidad es enorme y urgente porque vemos que cada vez los golpes más duros de la economía repercuten en la clase trabajadora. Sabemos que los partidos políticos del oficialismo y los partidos tradiciónales van en conjunto con la burguesía, las multinacionales y el FMI. Siempre estamos pagando los platos rotos la clase obrera y, con urgencia, vemos que necesitamos un congreso obrero que haga un click, para que podamos manejar la economía de nuestro país a favor de los trabajadores, porque si no siempre es lo mismo. Estas crisis repercuten en la clase trabajadora: el kirchnerismo pagó al Fondo y repercutió en la clase trabajadora, luego con Macri también nos endeudaron y ¿quién paga? la clase trabajadora. Los aumentos de alimentos, combustible, de energía y el impuesto a las ganancias, ¿dónde repercuten? En la clase trabajadora.

O sea, estamos dentro de un sistema de esclavitud para la clase trabajadora y es hora de que haya un congreso obrero para que se maneje la economía de acuerdo a la situación de la clase trabajadora. No sé si digo bien.