Conadu Histórica: un paro sin perspectivas

Escribe Diego Toscano

Es necesario un congreso de base que organice la huelga general educativa.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El Plenario de Secretarías Generales de Conadu Histórica resolvió realizar un paro de 24 horas el viernes 13 de mayo, en reclamo de la reapertura de la paritaria salarial.

La medida de fuerza llega después de dos largos meses desde que el congreso de la Federación rechazó la propuesta del gobierno de 41% de aumento en cuatro cuotas. Debemos recordar que esa propuesta contaba con el apoyo de la conducción de la Federación.

En oportunidad de ese congreso, la directiva PCR-Verde logró evitar que se votara un plan de lucha que pudiera afectar la firma de ese acuerdo por parte de la burocracia sindical de Conadu y FEDUN, en las vísperas del acuerdo con el FMI. En los dos meses transcurridos el salario se depreció de un modo inocultable.

De acuerdo a los cálculos de la propia conducción, la desvalorización del salario de la docencia universitaria ha sido de casi 20 puntos desde que asumió el actual gobierno. Como señalamos en el Plenario desde la representación de ADIUNT, la paradoja es que la mayoría de la actual conducción integra o apoya el gobierno del FDT, que es responsable directo de esa desvalorización.

Aunque presentado (y debatido) como el inicio de un plan de lucha con paros progresivos, el paro del 13 es una acción orientada a descomprimir y a reacomodarse frente al descontento que se ha ido generalizando entre la docencia, pero de ningún modo es el punto de partida de una lucha con perspectivas victoriosas.

El oficialismo de la Federación se negó a anunciar cual era el carácter progresivo de las medidas de fuerza y tampoco a convocar a un congreso de la Federación como instancia de balance y discusión.

El oficialismo de la Federación también se opuso a la propuesta que llevamos desde ADIUNT de hacer confluir el paro con la Marcha Federal piquetera del 12 de Mayo. El argumento fue que esa confluencia podría invisibilizar la medida de fuerza, lo cual pone en evidencia la completa falta de independencia de una conducción (PCR) que en su periódico llama a la confluencia de las luchas “por techo, tierra y vivienda para que avancen en un camino liberador”, pero que en la práctica sabotea esa confluencia.

Su estrategia -si es que puede llamarse así- es presionar a un sector de la burocracia sindical para que empalme con el reclamo de reapertura de paritarias, y en conjunto, presionar al gobierno para sumar algunos puntos más de aumento al acuerdo salarial de marzo.

Esta estrategia es, en el campo de la docencia universitaria, un intento de adaptación del centroizquierdismo sindical, al derrumbe de su propio gobierno. En la misma línea, la CTA autónoma anuncia un paro sin fecha para el mes de mayo.

Desde la Agrupación Naranja Tendencia llamamos al conjunto de la docencia universitaria y preuniversitaria a debatir, a sacar conclusiones, a participar de las asambleas y a autoconvocarlas donde no las convoquen, para poner en pie un movimiento de lucha por la inmediata recuperación salarial y el conjunto de nuestros reclamos.

Vamos por un congreso de delegados de base la docencia universitaria y por un congreso de trabajadores. Vamos por un plan de lucha con paros progresivos que prepare una huelga general.