Después del 12M: preparemos la renovación de delegados de Sutecba en todos los hospitales

Escribe Maxi S. Cortés

Tiempo de lectura: 2 minutos

Horas antes del Día de Enfermería y a dos semanas del parazo general de los 34 hospitales y centros de salud por la reapertura de la paritaria y contra el despido del personal contratado, Sutecba, que representa a los enfermeros de la Ciudad de Buenos Aires, literalmente ha desaparecido de los hospitales sin dejar rastro. Se borró mientras Larreta dejó en la calle a nuevas tandas de trabajadores contratados para la pandemia en momentos que los casos suben dramáticamente a medida que se acerca el invierno. Las tandas de compañeros que han ingresado a planta por fuera de los 1.000 que lo hicieron por concurso, se han dado en los hospitales donde ha habido organización y lucha por fuera de Sutecba.

Sutecba asegura que está llevando adelante una negociación "formal" para aplacar a un movimiento de lucha que abarca a varios hospitales. Pero la bronca y sobre todo las necesidades de las familias obreras no se aplacan y se registran manifestaciones de disconformidad y reclamos a la dirección del gremio en todos lados. Es simple: si los delegados de la burocracia de Sutecba son cómplices de los atropellos, la primera conclusión de esta lucha es qué hay que cambiar a los delegados en las elecciones que vienen pronto.

Otros que han metido la cabeza bajo tierra son la nueva conducción de Médicos Municipales y Federación de Profesionales. Una vez logrado el objetivo de desplazar a Gildardi de la conducción de AMM, el tándem Rojo-Solari ha metido en el cajón de los recuerdos toda la batería de críticas a lo que llamaban la “tibia lucha” de la conducción anterior o el reclamo del “100% perdido desde el 2014”. El mono, por más que lo vistan de seda, mono queda.

Advertimos que si Sutecba, AMM y Federación de Profesionales están sentados en una mesa con Larreta, a espaldas de los trabajadores, es para acordar el cierre definitivo de las concurrencias, un ataque a la ley de residencias, los despidos de contratados de fin de mes y los que vienen, de las jubilaciones a mansalva de personal y del ataque al hospital Moyano por sus terrenos.

Al gobierno y los entregadores seriales de la salud pública y los derechos de los trabajadores se los enfrenta con organización en cada hospital. El 40% en cuotas de paritaria fue barrida por una inflación sin control. Con los delegados o sin ellos, vamos a las asambleas por turno, preparemos la próxima lucha.