Justicia para Andrea: arrancamos la condena a los responsables de la violación en grupo

Escribe Alejandra del Castillo

Tiempo de lectura: 1 minuto

Luego de casi dos meses de juicio, se conoció la sentencia a los abusadores de Andrea. Recibieron condenas de 10 a 8 años. Se trató de una enorme lucha en tanto la joven y su familia se enfrentaron a una familia poderosa.

Andrea, residente de Burruyacu, una ciudad del interior de Tucumán, fue atacada en una fiesta el 7 de marzo de 2021 por Benjamín Padilla, David Aranda y Hugo Décima cuando se encontraba durmiendo en una habitación. Padilla es hijo de un ex intendente y legislador y actual funcionario del gobierno. Aranda también es familiar de éste.

Valiéndose de su poder, los abusadores realizaron distintas acciones de hostigamiento, ofrecieron dinero por el silencio e hicieron una campaña de difamación contra Andrea. La noticia del abuso dio lugar a una pueblada contra la impunidad de los hijos del poder.

Durante el desarrollo del juicio, la estrategia elegida por la defensa de los abusadores fue la difamación. Buscaron introducir aspectos de la vida personal de la joven para justificar la violación grupal llegando al extremo de presentar el caso como un delito de alcoba y pretendieron invalidar la Cámara Gesell, la principal prueba en delitos contra la integridad sexual.

La contundencia de las pruebas, el camino de lucha recorrido con movilizaciones a las audiencias del juicio, dieron lugar a esta sentencia condenatoria. Se tuvo que enfrentar el intento de los familiares de los abusadores de copar la calle y desplazar a las organizaciones de mujeres. Sin embargo, no lograron movilizar a nadie y solo la protección de la policía les permitió permanecer en el lugar. Hasta les dieron zona liberada para atacar a una trabajadora de prensa que realizaba la cobertura del juicio.

Este fallo condenatorio sienta un precedente para los distintos casos de violación en grupo en el país y muestra que el camino para enfrentar la impunidad de los hijos del poder es la organización y la lucha independiente del Estado. Con la experiencia acumulada es importante salir con fuerza para que avancen la otras causas de abusos y violencia de género donde están implicados integrantes del poder político.