El conflicto UOM-UOCRA Villa Constitución

Escribe Cristian Miguez

Pelean por cajas sindicales, no por unificar fuerzas en defensa del salario.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Desde hace un tiempo se viene desarrollando una aguda disputa entre la dirección de la UOCRA local y la directiva de la UOM de Villa Constitución, que ahora ha pasado a mayores incluso con agresiones físicas donde se llevaron la peor parte los directivos de la UOM.

El corazón de esta disputa es el sistema de trabajo en Acindar, que tiene como línea maestra de sus gerentes un fuerte abaratamiento de la mano de obra que se utiliza ya sea en el funcionamiento normal de la planta como cuando en la fábrica se realizan las paradas técnicas.

La fábrica funciona con más de 1.000 obreros de la UOM “de planta” y más de 1.000 obreros de empresas tercerizadas, bajo convenio de la UOM, pero en su mayoría, con apreciables desventajas económicas sobre los de planta permanente. Esto se traduce en suculentos beneficios a la multinacional.

Por otra parte, en forma permanente trabajan encuadrados en UOCRA unos 100 trabajadores que realizan tareas de “intendencia” (reparaciones de techos, paredes y de albañilería). Solo cuando se realizan las llamadas “paradas técnicas”, durante julio, ingresarían entre 600 y 800 trabajadores por solo un mes, todos tercerizados encuadrados tanto en UOM como UOCRA. La directiva de la UOM de Villa pretende que la mayoría o todos los trabajadores que ingresen en estas “paradas” sean de tercerizadas de la UOM.

Estamos claramente en una pelea de aparatos por espacios de poder, una pelea que tiene un trasfondo el armado de la CGT de Villa, como así también la disputa de un espacio político dentro del peronismo.Los trabajadores tercerizados y precarizados en Acindar son convidados de piedra de esta situación.

Hace tiempo, había una diferencia económica a favor de la UOM por sobre la UOCRA, pero el derrumbe de los convenios paritarios firmados en la UOM hacen que hoy los salarios en la UOCRA hayan quedado por encima de las tercerizadas de la UOM en rama 17 – que abarca a la abrumadora mayoría de los trabajadores metalúrgicos.

Lejos de plantearse un salario común por categorías que superen la canasta familiar y luchar juntos por imponerlos, ambos gremios pelean entre sí y es la empresa la que va a llevarse la mejor tajada. Hay que impedir que esta pelea de aparatos llegue a mayores. Son necesarias asambleas comunes, reclamando en primera instancia pagar a las tercerizadas el mejor salario nivelando para arriba. Y en segunda instancia iniciar, una campaña por el pase a planta las tercerizadas que son, a esta altura, solo una excusa para bajar los costos.

Esta lucha se puede ganar pasando por encima de estas peleas de la burocracia.

Suscribite a Política Obrera