San Luis: los docentes enfrentan el avance privatizador

Escriben Pablo Alejandro y Amanda A.

Tiempo de lectura: 4 minutos

En San Luis, durante las dos últimas décadas se ha acentuado el proceso de privatización de la educación.

La tercerización educativa, como paso previo, enfrentada con duras luchas tanto en 2001 como en 2004 y en 2010, derivó en cuatro tipos de escuelas públicas: tradicional, autogestionada, digital y generativa.

En el presente año, el gobierno convoca por primera vez a paritarias después de haber otorgado unilateralmente un aumento anual del 45%, en cómodas cuotas, y manifiesta a la dirigencia sindical la intención de reformar el Estatuto Docente. Trascienden algunas de las modificaciones que son una quita de derechos a docentes (190 días de clase) y la legalización de las "innovadoras" escuelas generativas. Ante la inoperancia de los burócratas que no convocan a asambleas, se cierran las proclamadas paritarias.

Dicha tercerización se extiende rápidamente con la creación, por un lado, de las escuelas generativas y por el otro con la conversión de las públicas comunes en el interior de la provincia, donde no hay resistencia.

¿Por qué se produce la migración de alumnos?

El vaciamiento de las escuelas tradicionales en San Luis se profundiza de manera sistemática, a tal punto que se cierran grados y cursos por falta de alumnos, los cuales se ven obligados a emigrar a las novedosas e "innovadoras" generativas construidas en las cercanías de las comunes con todo lo que les falta a éstas. En otros casos, en lugares no poblados, se instalan directamente las generativas. Lo mismo ocurre en los barrios construidos en los últimos años. Allí donde no hay escuela se crea una generativa.

¿Cómo funcionan las escuelas generativas?

Financiadas por el Estado, funcionan de la siguiente manera:

Están a cargo de fundaciones, asociaciones, ONG, o empresas que nombran una coordinación general.

El personal está conformado por docentes, coordinadores y/o talleristas, designados por la Coordinación General (tanto en sus formas de ingreso, ascenso y permanencia, como en el despido del personal a cargo de la educación de niños y adolescentes).

Quienes cumplen el rol docente (pueden no serlo) son contratados, sin posibilidad, en consecuencia, de ejercer reclamos o expresiones contra el oficialismo bajo amenaza de perder su trabajo.

El derecho a vacaciones está previsto que se realice por rotación de docentes, ya que deberán trabajar en verano.

Los cargos no docentes (administrativos, ordenanzas) son ocupados por beneficiarios del plan provincial (incluso preceptores).

Funcionan en establecimientos como clubes, ONG, iglesias, etcétera.

En cuanto a la educación, cada fundación, asociación, ONG o empresa, elabora su propio Proyecto Educativo, que lo desarrolla según Aprendizajes Basados en Proyectos (ABP), eliminando las áreas curriculares para dar lugar al aprendizaje modular. El gobierno pretende fijar como ejes de conocimiento: lengua, matemática, convivencia, educación física y salud, educación vial y una nueva materia denominada puntanidad.

Las salas (SUM de los clubes) son plurigrados y se conforman por grupos multiedad.

En otras palabras, el gobierno pionero en la implementación de estos planes que apuntan a la privatización -y para no desentonar con la política educativa nacional- pasa su obligación sobre la educación a intereses de otras entidades, dejando a trabajadores sin derechos y negando el acceso al conocimiento científico-artístico para formar “emprendedores” (trabajadores autoexplotados), según lo expresado, como objetivo, por la Ministra de Educación.

¿Cómo se organiza la docencia?

Surge en esta instancia el Colectivo de Docentes en Lucha, conformado por la agrupación Docentes Autoconvocados que naciera en marzo del 2021 dando la lucha por la no presencialidad, a la que se suman docentes agremiados disconformes con las dirigencias sindicales que vuelven al mutismo e inacción de siempre.

Desde el Colectivo, liderado a la fecha por una docente universitaria, delegada de ADU, se continuó con la realización de reuniones mal llamadas "asambleas". La propuesta que llevaban permanentemente los organizadores era la de llamar a los sindicatos. Esto provocó la desmovilización ya que las experiencias de los docentes en San Luis con las burocracias se inscriben en una historia de entregas y traiciones.

Por otro lado, la agrupación Docentes Autoconvocados, parte del Colectivo, se organiza independientemente de las burocracias y sus seguidores, llegando a las bases con una encuesta de donde surge el pliego de reivindicaciones votado en la primera asamblea. Se suma e impulsa las convocatorias a movilizar, los abrazos a escuelas y elabora una carta a la Ministra de Educación que circula por las escuelas; en ésta se le da un crudo pantallazo de la crisis educativa.

¿Cómo reaccionan las burocracias y el gobierno?

La reacción de las burocracias y del gobierno no se hizo esperar. Las primeras, acompañadas a esta altura por la pseudodirigente Mara Campanella (no trabaja en escuelas provinciales), anuncian en una conferencia de prensa el "plan de lucha": movilización el día martes 28/6 y continuación de los abrazos a escuelas, ¡organización de un congreso educativo para noviembre! Este debía ser organizado por el Colectivo de docentes en lucha, en este mes de junio. ¡No se anuncian asambleas, ni se profundizan las medidas de acción directa! Evidentemente, la entrega de Campanella y su grupúsculo (que incluye personas ajenas al gremio de docentes provinciales) a la burocracia sindical ¡es completa!

El gobierno provincial rápidamente ha sumado a la proclamación de las escuelas generativas como panacea, la cuestión salarial, anunciando que los sueldos docentes de San Luis son los mejores del país. Nada dicen de la conformación del salario básico: $31.332, con lo cual quien se acerque a la cifra publicada, $108.172,14 (diez años de antigüedad) tiene más del 300% en cifras remunerativas (en negro).

El avance de los Rodríguez Sáa en el proceso privatizador de la educación debe alertar a la docencia de todo el país, puesto que no se trata de caprichos del gobernador, sino de una política de ajuste que prioriza el pago de la deuda externa a la educación de la población empobrecida.

Le toca a la docencia puntana sortear el escollo de las burocracias sindicales y sus pichones, para organizarse sobre las bases de la independencia respecto a los gobiernos de turno y elaborar un verdadero plan de lucha en defensa de la educación pública, gratuita, obligatoria, laica e integral a cargo del Estado.