El congreso abierto del Polo Obrero Tendencia en Salta

Escribe Violeta Gil

Tiempo de lectura: 3 minutos

El 20 de junio se desarrolló en Salta el Congreso Obrero abierto convocado por el Polo Obrero Tendencia. Contó con la participación de más de 300 representantes de 20 asambleas de distintos barrios de la ciudad, con una delegación de compañeros del municipio de Colonia Santa Rosa (Orán) y del municipio de Mosconi (San Martín). También participaron compañeros activistas de la asamblea de docentes autoconvocados y trabajadores precarizados de distintos sectores. El congreso contó además, con el saludo y la adhesión del delegado interno del sindicato de trabajadores del tabaco de la empresa Massalin Particulares, que no pudo asistir de manera física, pero envió un mensaje en el que reivindicó la convocatoria y mostró su disposición de participar en nuevos escenarios de debate.

El congreso comenzó con un informe político a cargo del compañero Rodrigo Tolaba, miembro de la dirección provincial del Polo Obrero Tendencia. Rodrigo desarrolló el contexto histórico de la actividad, signado por la guerra imperialista y la bancarrota del régimen social capitalista y sus gobiernos. Situó, además, el lugar que ocupa el movimiento piquetero en la historia de la lucha de clases en Argentina, a muy poco de cumplirse un nuevo aniversario del asesinato de los compañeros Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. Veinte años después, las banderas de lucha del movimiento de desocupados vuelven a sacudir al conjunto del régimen político en un cuadro de crisis generalizada y quiebra sin precedentes de las condiciones de vida de las masas explotadas.

La combativa clase obrera del norte de Salta fue un germen en el desarrollo del movimiento piquetero a nivel nacional, con las luchas de los trabajadores desocupados del municipio de Mosconi, primero -y luego todo el norte-, contra las privatizaciones en los años 90, que dejaron a miles de obreros sin trabajo. Los métodos históricos de esa clase obrera, con asambleas, movilizaciones, piquetes de ruta y ollas populares para enfrentar los despidos, dieron vida al movimiento de desocupados, que luego se desarrolló a lo largo y ancho del país.

La pertinencia del desarrollo de un congreso abierto de trabajadores, como punto de partida de la deliberación de las bases obreras y de la acción directa de los trabajadores, frente al completo inmovilismo de las burocracias que dirigen las centrales obreras, fue desarrollado por Rodrigo y luego ratificado por los oradores en las múltiples intervenciones. El propósito del Congreso obrero es impulsar en un grado cada vez mayor la coordinación y la acción consciente de los propios trabajadores, por el desarrollo de las tareas que se derivan de sus necesidades más inmediatas.

Entre los oradores se destacaron intervenciones muy valiosas de compañeros de diferentes asambleas del Polo Obrero Tendencia y de compañeros docentes autoconvocados.

Luego de la deliberación, el congreso votó por unanimidad un plan de agitación en toda la provincia sobre el resultado de este primer congreso y la preparación del congreso obrero nacional, que se realizará en Buenos Aires, el 16 de julio. Una campaña por un salario igual al costo de la canasta familiar y un aumento del 100%; el desarrollo de un plan de construcción de viviendas populares y urbanización en las barriadas obreras, el pase a planta permanente para los trabajadores y la apertura de los libros contables del Estado y de las empresas. Además, el congreso votó el repudio a la guerra imperialista.

El cierre del congreso estuvo a cargo del compañero Julio Quintana, dirigente de Política Obrera, en el que realizó una síntesis y un análisis de los principales elementos del debate. Advirtió que la realización de los congresos obreros abiertos que el Polo Tendencia desarrolla a lo largo del país son una respuesta a la asfixia de las burocracias y las direcciones del movimiento piquetero, frente al cuadro de miseria social y hambre generalizados.

En su desarrollo mostró cómo hoy en día el Polo Tendencia ya es un factor de unidad entre el movimiento obrero ocupado y desocupado que, al calor de la próxima etapa, se irá soldando como parte de una necesidad histórica y una acción consciente de lucha por el poder. "El Polo Obrero Tendencia no mendiga nada, lucha para imponer sus necesidades y es, junto a la clase obrera, la reserva moral y humana de esta sociedad", culminó Quintana.

Las resoluciones votadas, el debate que se desarrollará, con la intervención de nuevas camadas de activistas y luchadores a raíz de este primer congreso abierto, podrán abrir un nuevo curso de salida para los trabajadores, en tanto la clase obrera se postule como alternativa política de poder, con el desarrollo de sus propios métodos de acción, las asambleas, los piquetes, la huelga general y la lucha por un gobierno de trabajadores.