Qué dejaron los Congresos abiertos del Polo Obrero (Tendencia)

Escribe Mariano Hermida

Tiempo de lectura: 4 minutos

La realización de los Congresos abiertos del Polo Obrero (Tendencia) que se desarrollaron en la mayoría de la provincias del país durante el pasado fin de semana, se han destacado por la participación de miles de compañeros y compañeras de las barriadas en debates políticos.

Hubo plenarios de 200 a casi 2000 participantes, donde se registraron numerosísimas intervenciones. Estuvieron presentes e hicieron uso de la palabra organizaciones obreras locales.

A los plenarios concurrieron delegaciones de trabajadores de diferentes sindicatos. Es el caso de los trabajadores textiles de CABA que se encuentran luchando contra los despidos o del neumático que pelean a brazo partido con paros y movilizaciones. Participaron también choferes de la UTA, del subte, de comercio, telefónicos, químicos, docentes y estatales. En la asamblea del sur de Caba, participó un numeroso contingente de trabajadores y delegados de la Salud. En el Noroeste, hubo presencias destacadas de más de 100 obreros del Limón en Tucumán y obreros cosecheros del arándano, así como también obreros azucareros de varios ingenios, obreros ladrilleros y de la construcción. Allí se votó la conformación de una coordinadora provincial de lucha para nuclear a todos los sectores en lucha. Ya se ha recogido en Política Obrera el desarrollo de los congresos en Mendoza, San Juan, Catamarca, Jujuy y Salta, y en las ediciones siguientes las de Misiones, Chaco, Santiago del Estero.

Las intervenciones de los compañeros reflejaron una verdadera “explosión” de reivindicaciones en la lucha cotidiana. Además de los salarios, el trabajo y la carestía, aparecieron la falta de personal y de insumos en los hospitales. Los trabajadores de la Salud, precisamente, destacaron la superexplotación que sufrieron en el pico de la pandemia, con salarios miserables, jornadas laborales extenuantes y contratos precarios, que ahora dan paso a despidos masivos o de hormiga, bajo el ojo cómplice de la burocracia sindical.

La falta de viviendas, el aumento de los alquileres y la ausencia completa d urbanización. En las asambleas de la Capital Federal, una de las resoluciones fue organizar una movilización a la Jefatura de Gobierno con los reclamos. Los docentes denunciaron las paritarias firmadas por la burocracia sindical y el Estado; el derrumbe edilicio, la falta de gas y de calefacción. Se votaron resoluciones para formar comités entre familias y docentes y acciones en los Consejos Escolares. Hubo numerosas intervenciones acerca del narcotráfico y la inseguridad en los barrios, la convivencia con la policía y la vulnerabilidad de jóvenes y adolescentes, incluso niños. Se votaron planes de trabajo sobre fábricas, hospitales, barrios y escuelas para difundir el conjunto de las resoluciones votadas.

La explosión de reivindicaciones es un rasgo que caracteriza a las etapas revolucionarias. Significa que no hay sector del pueblo que no se encuentre envuelto en luchas contra el estado. La crisis del aparato del estado es la expresión también de esta explosión reivindicativa. Los reproches que se hacen recíprocamente las distintas facciones del gobierno entre sí, tienen lugar bajo una onda de reclamos que inundan todos los circuitos urbanos y también agrarios.

Se discutió mucho acerca de la guerra imperialista. Más allá del hecho de que la guerra acosa a todo el mundo, sea por la marcha de los acontecimientos militares, sea por el derrumbe alimentario, la inflación, las crisis diplomáticas, su introducción en la agenda de las deliberaciones obedece a la campaña que realiza Política Obrera, y que está fuera del radar de todas las restantes fuerzas políticas sin excepción. Se votaron pronunciamientos para poner fin a la guerra, mediante la unidad internacional de los trabajadores contra los gobiernos imperialistas.

Las asambleas, sin excepción, demostraron el acierto de la campaña por un Congreso Obrero. Muchas intervenciones coincidieron en denunciar que la burocracia de la CGT está empeñada en apartar al movimiento obrero de la crisis política y de las mismas luchas cotidianas. Lo demuestran, por ejemplo, el aislamiento que rodea a las fábricas del Sutna o a Bagley, en Córdoba. Esta caracterización es un factor importante de esclarecimiento, y empuja a impulsar auto-convocatorias para llevar adelante la explosión reivindicativa. Ninguna asamblea siquiera insinuó una tendencia a la auto proclamación; se entendió claramente que ellas han sido un factor de agitación que ahora se potencia, hacia el Congreso nacional, el 16 de julio próximo, con el aporte de nuevos elementos reivindicativos y nuevos compañeros. Hay que añadir que las conclusiones que se votaron son significativas frente a la crisis creada por las palabras de la Vicepresidenta contra la lucha y las organizaciones piqueteras, porque ofrecen mayor claridad a la existencia de un conflicto político entre el poder y las masas.

El desenvolvimiento de los congresos convocados por el Polo Tendencia, reivindican la lucha del Partido Obrero (Tendencia) por su realización. Han permitido cotejar en la práctica y con un abanico muy amplio de trabajadores y activistas la consistencia de nuestra estrategia, que pone el acento en la marcha hacia crisis revolucionarias y la cuestión del poder – enlazando todos los eslabones que jalonan este proceso de alcance internacional. Es necesario que las masas ‘palpiten’ que volvemos a asistir a un cambio de época y al desafío de dar una salida a “la crisis de la humanidad” a la que lleva el capitalismo.

En los plenarios se hizo referencia a la centralidad que tiene este 20 aniversario de la masacre de Avellaneda, en función de la amplitud y crecimiento de la crisis actual y del impasse político de la burguesía – un 2001 más rico políticamente, y frente a un gobierno peronista que pierde el rumbo un poco más todos los días. El domingo que viene, en Puente Pueyrredón, los trabajadores, con una presencia masiva, responderán al ataque de Cristina Kirchner, como lo hicieron hace dos décadas con Duhalde y el elenco ‘kirchnerista’ anticipado que lo acompañaba.

Vamos ahora por un gran Plenario, Asamblea, Congreso nacional en el mini-estadio de Lanús el sábado 16 de julio.

Nos vemos en el Puente.

Suscribite a Política Obrera