Las elecciones en Visuales de la UNA

Escribe Fede Fernández

Tiempo de lectura: 2 minutos

Con una participación de 650 estudiantes las elecciones del CEAVI arrojaron los siguientes resultados: Fitu (PO, PTS, MST) 48%, Caleidoscopio-Arte Insurrección (Política Obrera, NMAS) 27% y Proyecta Visuales (el rectorado y la Cámpora) 24%. Además de la victoria del FITU, el dato más importante es el retroceso de la lista de las autoridades. En 2021, en plena pandemia y con elecciones virtuales, esa lista había conquistado el 55% frente al 45% de la lista de Caleidoscopio + FITU. La corta experiencia de unos meses demostró la complicidad de esa lista con el vaciamiento y la expulsión sistemática de estudiantes de la facultad. El semi-regreso presencial (en Visuales la mayoría de las materias siguen cursándose virtualmente) bastó para que los estudiantes se formaran una conciencia política mayoritaria contra la decana, la rectora, sus agrupaciones y sus planes de convertir la Facultad en una expendedora de títulos devaluados -achique de currícula mediante- y una política de privatización de las carreras.

El voto al FITU

La lista del FITU fue la que recogió la mayor parte del voto contra las autoridades. Su campaña se centro en confundirse con todas las iniciativas y con la orientación del CEAVI, dirigido por Política Obrera, a lo que agregaron el lema “Por un centro mejor”, en base a promesas de mejorar los "espacios", criticar los “precios del bar” y volcar un aparato que imponia en la facultad una relación de “militancia” 10 a 1 con la actual conducción del CEAVI. La confusión entre las listas tiene un recorrido: en 2019, últimas elecciones del CEAVI, con la boleta del “Frente de Izquierda” se había conquistado el centro que semanas después sería abandonado por el aparato del PO al comprobar que la mayoría de la agrupación Caleidoscopio rechazaba las expulsiones sumarias en el Partido que pretendían ser trasladadas al centro de estudiantes. Durante la pandemia y con el regreso presencial esa división tuvo sus repercusiones. El aparato del PO le extendió el mandato a la rectora Torlucci y se dedicó exclusivamente a la presentación de “proyectos” en el consejo.

Nuestra campaña

La agrupación impulsada por Política Obrera dedicó su campaña en explicar el conjunto de la orientación de las autoridades y propuso un método de lucha y reclamos. Advertimos las pretensiones de transformar la Universidad de las Artes en una promotora de “títulos intermedios”, “tramos cortos” y “descentralización educativa”. La forma de enfrentar esto fue impulsando la acción directa, así sucedió a principio de año con movilización al decanato y ahora preparando la lucha de cara al segundo cuatrimestre exigiendo una publicación inmediata de la oferta académica, una preinscripción y un plan de contratación docente, aumento de salarios y apertura de comisiones que combata el vaciamiento. En el centro de nuestra denuncia se encontraban las autoridades privatizadoras y los bloques políticos que gobiernan la Universidad y el país.

Estos resultados abren para los estudiantes una nueva experiencia con el FITU al frente del centro de estudiantes. Estas elecciones plantean un nuevo escenario, ya con una conformación de la mesa directiva -abandonada por las demás agrupaciones en pandemia- donde se encontrarán presentes varios partidos de izquierda con amplia mayoría y la agrupación de las autoridades. El “centro mejor” deberá afrontar rápidamente la prueba de la lucha y la pelea por la orientación de los estudiantes. Nuestra agrupación impulsará continuar las exigencias por las reivindicaciones de cara al segundo cuatrimestre y se enfrenta al desafío de estructurarse con mayor amplitud en la Facultad.

Suscribite a Política Obrera