Moyano y la CTA: el apoyo al Gobierno no moviliza a nadie

Escribe Pablo Busch

Tiempo de lectura: 2 minutos

La CTA y el moyanismo convocaron anoche a una marcha de antorchas, en conmemoración del 70 aniversario del fallecimiento de Eva Perón. Se reunieron frente al Ministerio de Desarrollo Social, bajo el gigantesco mural que la homenajea.

La movilización, con una fuerte tónica kirchnerista, puso énfasis en la unidad del oficialismo. "No es una marcha contra el gobierno, sino en su defensa contra la movida desestabilizadora", repetían Pablo Moyano y Hugo Yasky. La "Marcha de las Antorchas", sin embargo, tuvo un doble destinatario: los “grupos económicos y financieros”, pero también Alberto Fernández, a quien le reclamaron “mayor firmeza” contra los “sectores concentrados”. En esas mismas horas, el gobierno premiaba a los ´acaparadores´ -los capitalistas sojeros- con un tipo de cambio preferencial. Por la presencia de velas y antorchas, por el silencio de los presentes -muy lejos de la declamada pasión por Evita- y por el clima luctuoso que envolvió la jornada, la convocatoria de la CTA y la Corriente Federal se pareció más bien a un vía crucis, aunque nadie espera la resurrección del gobierno.

La “defensa del Gobierno” no movilizó prácticamente a nadie. Los convocantes (SMATA, Camioneros, La Bancaria, ATE, Miles, CTA de los Trabajadores y canillitas; Federación de Tierra Vivienda y Hábitat, la Asociación de Taxistas de Capital y organizaciones barriales) se cuidaron de no llamar ni a asambleas ni a ningún paro, y de movilizar exclusivamente a sus aparatos, incluso disminuidos. La convocatoria de Camioneros fue "en respaldo de Hugo", asediado por la crisis de Independiente. Esta cantidad inmensa de sellos no reunió más de cinco mil personas, en su mayoría aportada por los movimientos sociales.

La jornada graficó la división de fuerzas al interior del oficialismo. Los Gordos, en simultáneo con la marcha de antorchas, conmemoraron a Evita en un acto en la CGT. Coincidieron “en la defensa del Gobierno”, pero tomaron el recaudo de no invitar al Presidente. El Presidente, finalmente, homenajeó a Evita reinaugurando un vetusto edificio hotelero de Chapadmalal. La Vicepresidenta se limitó a hacerlo desde las redes sociales. Yasky anunció, sin embargo, que "entramos en una etapa de grandes movilizaciones populares".

Mañana, una interna del gobierno que encabeza Juan Grabois marchará en la convocatoria de la Unidad Piquetera. La UP, a su vez, ha apuntado sus cañones contra Batakis, no contra el gobierno –una coincidencia estratégica con Grabois. El sábado, otro funcionario del gobierno, en este caso, Daniel Menéndez (Somos Barrios de Pie), encabezará una concentración en las inmediaciones de La Rural. Por último, la CGT, que nada hace y de la cual nada se espera, marchará en apoyo al Gobierno el 17 de agosto.