La docencia de Santa Fe va a la huelga

Escribe Germán Lavini

Con un “adelanto” no alcanza.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Más de 32 mil docentes santafesinos votaron en las escuelas ir a la huelga contra la demolición de los salarios. La burocracia -después de otorgarle todos los plazos al gobierno- se avino a reclamarle al ministro de Trabajo de la provincia, Pusinieri, la reapertura de la paritaria que éste varias veces negó.

Los mandatos de la mayoría de los departamentos han planteado el pago adelantado de las cuotas y un aumento real de salario, acorde al costo de la canasta familiar (hoy en $180mil pesos). Tras la votación, la medida resuelta -por escaso margen- fueron dos paros semanales de 48 horas; condicionado a que el gobierno realice una convocatoria. Esa fue la moción impulsada por la dirección provincial "celeste", ahora encabezada por Rodrigo Alonso. La oposición había planteado paros de 48 y 72 horas, respectivamente.

Las conducciones están ensayando una maniobra para limitar el reclamo sólo a un adelantamiento de las "cuotas" aún pendientes (8% correspondiente a agosto y 8% previsto para septiembre), como acaba de acordar el sindicato de los trabajadores municipales de la provincia, la Festram. La burocracia de los demás gremios estatales y de educación privada, también han dejado en claro que su objetivo es exclusivamente conseguir un adelantamiento de los montos pendientes. Se ha puesto en marcha una operación para salvar el acuerdo ruinoso de marzo y “aguantar” hasta septiembre para negociar la equiparación con el reajuste a la baja pactado por Alesso/CTERA y el gobierno nacional.

La conducción celeste busca “dosifica” la lucha con medidas aisladas para descomprimir, luego de haber permitido que el avance del ajuste que ha llevado a la ruina educativa y al colapso de la infraestructura en las escuelas. La ministra de Educación Cantero ha impuesto la implementación de la extensión horaria en primaria en 807 escuelas de la provincia, y se propone extenderla a todo el territorio, en un ataque flagrante contra nuestro régimen de trabajo, que no ha suscitado más que declaraciones de “preocupación” por parte del gremio.

Pero el gobierno de Perotti sigue diciendo que no reabre la paritaria, ni adelanta cuotas, porque acompaña al gobierno nacional responsable de la demolición de las condiciones de vida de los trabajadores.

La CD de Amsafe busca una convocatoria del gobierno. La oposición no ha denunciado esta trampa, confiada también en “la voluntad de diálogo” del gobierno. Tampoco se ha fijado la convocatoria a la asamblea para definir la continuidad a las medidas. A los paros aislados y a cuenta gotas de la burocracia, los trabajadores debemos contraponer la necesidad de la huelga general para quebrar el ajuste antiobrero del gobierno.

Abramos paso a la voz de los trabajadores frente a la crisis, movilicemos masivamente contra el hundimiento salarial. El 2 de agosto todos a las calles. Movilicemos masivamente por un verdadero aumento de salarios, por las condiciones de trabajo y para poner freno a la extensión horaria en primaria.

Es crucial la coordinación de la lucha junto a las trabajadoras y trabajadores estatales, provinciales, precarizados y desocupados. Necesitamos un congreso de trabajadores.