“Adelantamiento de tramos”: una nueva estafa a docentes y estatales de Santa Fe

Escribe Brian Murphy

Tiempo de lectura: 2 minutos

Frente al plan de lucha de dos semanas votado por más de 32.000 docentes santafesinos, las burocracias sindicales de la AMSAFE, SADOP, ATE y UPCN se aprestan a sentarse en las mesas paritarias a ofrecerle al gobierno el salvoconducto del “adelantamiento de tramos” y boicotear así el manifiesto ánimo de huelga que recorre las bases. Es lo que ya hizo la FESTRAM, que con ese tipo de acuerdo levantó el paro de 72 horas previsto para la semana pasada.

Se trata de una nueva maniobra para salvar el ruinoso acuerdo que firmaron en marzo, adelantando los tramos previstos para agosto y septiembre -del 8% cada uno-, pero aplicado a febrero, cuando el salario de estatales y docentes rondaba los $55.000 y $61.000 respectivamente.

Estamos hablando de $9.000 si el adelanto se diera de una sola vez, o dos cuotas de 4.500 si fuera en dos veces, como arregló la FESTRAM. Una miseria y una burla para las familias trabajadoras.

Esto representaría un 11% de aumento frente al último salario percibido, que se está cobrando por estas horas, o un 6% mensual si se cobrara en dos tramos. Sería automáticamente devorado por la inflación de julio, que todos los analistas estiman alrededor del 8%, y que el propio gobierno anunció que “va a dar mal” (Ámbito financiero, 29/7). La escalada inflacionaria dejaría los salarios docentes y estatales entre $15.000 y $25.000, como mínimo, por debajo de la línea de la pobreza, incluso adelantándose las cuotas de agosto y septiembre.

Todos a la huelga

La huelga que la burocracia de la AMSAFE quiere planchar es clave en la defensa del salario de estatales, municipales y del conjunto de trabajadores de la provincia. Es necesario que las bases docentes y estatales barramos con la maniobra entreguista que diseñaron las burocracias, ratifiquemos la segunda semana de paro y llevemos el plan de lucha a fondo: por el pase a planta, por un aumento de emergencia del 100% del salario, calculado sobre el adelantamiento de los tramos, que coloque al salario inicial al nivel del costo de la canasta familiar (hoy por arriba de los $180.000) y por la indexación automática por inflación. Esta es la única manera de que el salario no se deteriore día a día y alcance para sostener una familia.

El camino que ofrecen las burocracias es el del apaciguamiento, y ganar tiempo, pateando la pelota para adelante. Esta política llevará a la docencia a luchar por la reapertura de la paritaria nuevamente, dentro de un mes y medio, y a desenvolver un plan de lucha en octubre, sobre el final del ciclo lectivo, con menores posibilidades de éxito. Es lo que buscan los dirigentes de la burocracia y el gobierno: estirar los plazos para llegar a fin de año y, automáticamente, patear cualquier lucha por la recomposición real del salario para marzo de 2023. El momento de salir a la calle y llevar la lucha a fondo es ahora.

La huelga de la AMSAFE es el canal abierto para que la docencia, estatales y municipales (efectivos y precarizados), desocupados y el conjunto de los trabajadores de la provincia coordinemos nuestros reclamos, impulsando asambleas, plenarios y coordinadoras de lucha, para converger en un gran congreso obrero por la huelga general.