La UTA ´ratifica´ el paro

Escribe Sebastián Bravo

Tiempo de lectura: 2 minutos

La burocracia de la UTA levantó el paro previsto para la noche del martes luego de la conciliación obligatoria ordenada por el Ministerio de Trabajo. La medida había sido ratificada luego de conocerse el aumento del boleto del orden del 40%. En su comunicado la UTA reclama un bono de 25 mil pesos y la reapertura de paritarias. También señala la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores ante la inflación. Sin embargo esto es solo una parte del problema, ya que a la burocracia le cabe, en este derrotero inflacionario contra el salario, su colaboración por haber firmado ininterrumpidamente paritarias a la baja. En ese sentido el último acuerdo firmado por Roberto Fernández arrancó muy por debajo de la canasta familiar y en cuotas, lo que agravó aún más la situación en el bolsillo de los choferes de colectivos, que hoy orillan la línea de pobreza.

A río revuelto, ganancia de pescadores

En el reclamo de reapertura de paritarias que hace la UTA subyace la pelea por los subsidios. La ´negociación´ se desenvuelve a espalda de los trabajadores, sin asamblea por línea para discutir la medida a tomar ni la situación laboral de los choferes. Es que, de este modo, afuera quedan problemas tan sentidos como las condiciones de insalubridad en las que trabajan, puestos a la luz durante la pandemia, así como la inseguridad.

En este orden de cosas se explica el silencio de la burocracia ante la reducción del servicio al 50% -un lockout- que afectó a la choferes con despidos, reducción de jornadas y cesantías. Fue una iniciativa patronal para reclamar la liquidación de los subsidios adeudados. La UTA siempre empalma los pedidos de aumentos de subsidios o boleto con el de paritarias. Las patronales y la burocracia toman a los trabajadores de rehén.

El camino a seguir

No hay pelea real por el salario y las condiciones de trabajo si no son discutidas en asamblea donde los trabajadores de conjunto puedan resolver las medidas necesarias para dar salida a sus reivindicaciones. Mientras la burocracia lobbista de las patronales se desentiende de los intereses de los trabajadores el camino lo marcan los sectores independientes y de autoconvocados que con piquetazos y movilizaciones el 30 de marzo impulsaron el reclamo por la reapertura de paritarias, así como el de la 60, que el 4 de julio salió a luchar contra los despidos.