Personal de salud de Mendoza: 60 días en pie de lucha

Escribe Martín Ortiz

Tiempo de lectura: 2 minutos

Se cumplen 60 días de lucha de uno de los sectores más grandes e importantes de la salud de Mendoza, que incluye a enfermeras/os, instrumentistas, esterilizadores, camilleros, terapeutas, técnicos, farmacéuticos, etc. En estos dos meses han protagonizado acampes, retención de servicios, cortes de ruta, movilizaciones y asambleas en los distintos efectores públicos. Es que este vasto y vapuleado sector de trabajadores y trabajadoras de la salud desde hace tiempo que viene sufriendo el ninguneo y maltrato gubernamental.

Durante el 2020, en plena pandemia, mientras decenas de compañer@s dejaban su vida a causa del virus Covid 19 en sus puestos de trabajo, el gobierno no les dio ni un solo peso de aumento durante todo el año. A pesar de que en el boletín oficial de la provincia declaraban las cuentas con superávit.

Durante el 2021, en connivencia con la burocracia sindical, se otorgaban aumentos que estaban muy lejos de una recomposición salarial, y al hacerlo en cuotas, se agudizaba aún más la pérdida del poder adquisitivo de todo el sector. Sin que se le moviera un pelo, el Día de la Sanidad el gobernador realizaba un acto en un hospital público y entregaba diplomas y agradecía al personal de la salud “por su entrega”.

Hoy se encuentra todo el sector en pie de lucha, y en medio de un paro que vaticina extenderse –sólo se atienden guardias mínimas. Sus reclamos son mejoras salariales, ya que en su gran mayoría percibe sumas inferiores al valor de la canasta básica de alimentos; y por el pase a planta permanente de más de 1.300 compañer@s que trabajan en negro y sin percibir aguinaldo ni vacaciones. También luchan contra la persecución laboral que padecen en sus lugares de trabajo, delegados y/o congresales, que tratan de organizar a sus compañeros para que salgan a luchar.

Luchan contra un sistema en descomposición y un gobierno que a pesar de que los intenta amedrentar por todos los medios, e invisibilizar en sus reclamos; no están dispuestos a dar ni un paso atrás en esta lucha por sus reivindicaciones. Por eso además de mantener estas medidas de fuerza, el miércoles 10 saldrán a movilizarse junto a l@s docentes, judiciales, y otros sectores estatales, y organizaciones sociales, en lo que probablemente será una manifestación multitudinaria por las calles de Mendoza, frente a un gobierno que camina por la cornisa. Se comienzan a gestar condiciones para organizar una huelga general.