Comercio: el triunfo de Cavalieri

Escriben Olga Céspedes y Maxi S. Cortés

Tiempo de lectura: 2 minutos

Por décima vez, Armando Cavalieri, actual secretario general del gremio de Comercio, ganó las elecciones de la seccional de la Ciudad de Buenos Aires, la más importante del país. Cavalieri le ganó a Ramón Muerza de la Lista Granate Morada, el único contendiente. La lista Roja y Negra que conformó una camada de trabajadores, fue proscripta.

Los resultados que informa la actual conducción es que Cavalieri habría ganado con un 70% al candidato apadrinado por Hugo Moyano y el supermercadista, Alfredo Coto. Unos 2500 votos de los casi 15.000 de este triunfo de Cavalleri son de jubilados. Ganó en Ausa y Jumbo. Compitieron en Carrefour y fue derrotado en Coto (La Nación, 16/9). Votaron también trabajadores de Call Centers. El resultado de la elección golpea duramente la perspectiva de Ramón Muerza de convertirse en el reemplazo de Cavalieri, en favor de un sector de las patronales. Recordemos que, en 2018, estuvo a sólo 400 votos de disputarle el poder al gitano.

A pedido de Muerza, hubo veedores de la justicia laboral y del Ministerio de Trabajo, entre ellos Matías Cremonte, quién preside abogados laboralistas y cabeza de equipo laboral de la federación Aceitera. Esta petición evidencia la política sindical de Muerza de intervención directa del estado en la vida sindical de los trabajadores. Lo que no se resuelve con palos, lo resuelve el estado en favor de supermercadistas.

Auto proclamado "combativo", la impostura de Muerza se reveló rápidamente. Durante la pandemia, ante los medios de comunicación, abrió los supermercados con casos de Covid-19 junto a su patrón Alfredo Coto, atentando contra la salud de los trabajadores. Por fuera de sus pantomimas, dejó pasar todos los acuerdos paritarios de Cavalleri que empobrecen a los trabajadores sin reparos. No peleó ni un miserable bono para contrarrestar la enorme carestía del empleado de comercio en los últimos años.

Cavalieri se jactó de que su lista ganó por su gestión de “gran prestador de servicios” y por su carácter “democrático”. Ya hemos denunciado en este periódico la proscripción de la lista Roja y Negra que impulsó la burocracia dirigente avalada por el ministerio de trabajo. El “prestador de servicios” ha entregado durante casi 40 años a los trabajadores del gremio con unos de los salarios más bajos siendo el sindicato más grande del país, por lo cual sienta el precedente para las paritarias de los otros gremios.

El futuro para los trabajadores del gremio más grande del país se abrirá con la crisis que atraviesa la burocracia de Cavalleri, Muerza y toda la CGT. Convocamos a los trabajadores a darle curso a la construcción de una dirección clasista de nuestro gremio y en favor de nuestras reivindicaciones, como el salario, para enfrentar los embates de la crisis política que sume a los trabajadores en la extrema degradación.