Sobre los ´planes de lucha´ en el Encuentro de Mujeres

Escribe Javiera Sarraz

Tiempo de lectura: 2 minutos

El próximo “Encuentro Plurinacional de mujeres, trans, travestis, lesbianas, bisexuales y no binaries” que se realizará en San Luis será expresión de un frente político programático entre el kirchnerismo y el FIT-U. Esto significa un corrimiento del FIT-U hacia posiciones de conciliación de clase en el campo de la lucha de la mujer, como se ve reflejado también en las posiciones que desarrollan en las páginas de sus periódicos.

Ninguna de las ´reivindicaciones´ de las agrupaciones del FIT-U de cara a los Encuentros que se realizarán en San Luis está colocada en el terreno de la lucha de clases. El aparato del PO llama a “poner en pie un Consejo autónomo nacional y a nivel provincial”. El texto si es un organismo de poder, para lo que bastaría una votación, u otra de las formas de colaboración con el Estado.

El PO oficial explica que uno de sus objetivos es “por un plan de lucha para terminar con los femicidios y trans-travesticidios”. Una tarea de semejante alcance, que penetra por los poros de la sociedad capitalista en decadencia, ¿se supera con un ‘plan de lucha? El aparato oficial ha convertido al ‘plan de lucha’ en una varita mágica que disimula un palabrerio incontinente.

El PTS también también esgrime el eslogan del ´plan de lucha´. Quiere hacer permanente el frente político con el feminismo plurinacional. Para el FIT-U, el ´plan de lucha´ funciona de comodín para la conciliación con el kirchnerismo. Por eso llaman a Grabois, a la CGT y a la CTA a un ´plan de lucha´.

Estos “Consejos Autónomos”, explica el PO oficial, tienen los siguientes objetivos políticos: “Por el trabajo genuino, la vivienda y una vida digna (sic) para las mujeres y diversidades. Serán parte de este Encuentro les jóvenes que pelean en sus lugares de estudio por la aplicación de la Educación Sexual Integral laica, científica y con perspectiva de género.” Esta parrafada no dice nada.

La “perspectiva de género” no es sólo un programa del FIT-U. Lo es tambiém del Estado, incluido el poder judicial ‘destituyente’, y también de las patronales y el FMI. ¿Dónde está la diferencia? Esta doctrina sagaz pone a las mujeres en el terreno de las oprimidas y a todos los varones en el terreno de los opresores. Es el último intento del capital para dividir al proletariado.

El PdT del aparato debería saber que la fraseología de ´perspectiva de género´ y la perspectiva derechohumanista de la ´vida digna´, en abstracto, para mujeres (todas) y diversidades (todas), acaba de recibir una paliza en el reciente plebiscito chileno. El proyecto de Constitución planteaba que la ley que definía las políticas de las fuerzas represivas chilenas debía tener “perspectiva de género”. Ya algunos meses antes del estallido de la rebelión, bajo el gobierno de Piñera, por primera vez se designó a mujeres en el alto mando de carabineros (los ´pacos´). Boric, por su parte, se adelantó al vómito de nueva Constitución y en junio de este año por primera vez en la historia se incorporó una mujer trans a las filas de carabineros. Este hecho fue saludado por toda la progresía latinoamericana. De vuelta acá, en Argentina, ´les diputades´ del FITU aprobaron la Ley Micaela, que pretende inculcar la ´perspectiva de género´ a la burocracia del Estado capitalista, policía incluida.

El FIT-U ha abandonado cualquier intento de caracterización de la situación de las mujeres trabajadoras en Argentina y cualquier pliego de reivindicaciones clasistas.