Aniversario de la Noche de los lápices en Tucumán, dos orientaciones

Escribe Luciano Grupalli

Tiempo de lectura: 2 minutos

El pasado viernes 16, en nuestra provincia se realizaron dos actividades conmemorativas por el 36 aniversario de la masacre a los estudiantes secundarios de La Plata, la llamada Noche de los Lápices.

De un lado, la docencia universitaria, agrupada en ADIUNT, montó un acto festival en la plaza San Martín junto al comité de estudiantes autoconvocados de Enfermería y la presidencia del centro de estudiantes de la Facultad de Artes (CEFA). Alrededor de 150 compañeros, docentes y estudiantes se hicieron presentes. El eje de la convocatoria fue la denuncia del ajuste en la educación, la defensa del salario docente, la defensa de la Escuela de Enfermería en su lucha por convertirse en facultad y el reclamo de espacios para los estudiantes de Artes. En este festival participaron bandas de la facultad de Artes y grupos de artistas vinculados a enfermería, estudiantes de teatro, la banda Skaraway y feriantes de la Plaza San Martin.

Además, tomaron la palabra los estudiantes de dichas carreras para realizar sus denuncias y Ariel Osatinsky, secretario general de la ADIUNT, quien reivindicó la lucha docente-estudiantil y denunció a la burocracia sindical que le ha entregado un pacto social al gobierno del FMI. Ariel llamó a sostener y profundizar la huelga que la docencia universitaria viene llevando adelante por los salarios docentes de la semana entrante y llamó a extenderla y consolidar la unidad docente estudiantil.

La otra convocatoria la realizaron la agrupación H.I.J.O.S. y la UEST (Unión de Estudiantes Secundarios de Tucumán) junto a un puñado de agrupaciones K, quienes montaron un acto de memoria en la plaza Independencia que reunió alrededor de 200 participantes. En la misma reivindicaron las políticas “inclusivas” del gobierno, como así también a la “militancia estudiantil”. A esta convocatoria se sumaron los partidos del FIT-U

La dirigencia de la UEST, previamente, participó de una reunión oficial con el ministro de Educación de la provincia, Lichtmajer, donde se informó que desde el Ministerio se va a impulsar la formación de una “mesa de trabajo” con las direcciones de los centros. Desde el gobierno se procura aislar a los sectores combativos del movimiento estudiantil que últimamente han desarrollado diversos procesos de lucha y que han confluido con la docencia combativa agrupada en la ADIUNT.

La juventud estudiantil y sus organizaciones agrupadas en la UEST nada pueden esperar de un gobierno que defiende a rajatabla la política del gobierno nacional que viene ajustando con recortes presupuestarios, entre otros sectores, a la educación, ajuste antieducativo que se va a profundizar en el próximo período.

La jornada del 16 ha mostrado dos caminos y un gran desafío para los sectores combativos de la docencia y el movimiento estudiantil, de profundizar el proceso de lucha que vienen desarrollando y ampliar, sumando nuevos centros y agrupamientos a la incipiente coordinadora docente-estudiantil que se ha puesto de pie.