Un desafío: acercar a los jubilados y pensionados a la lucha

Escribe Charly Petrillo – Jubilados Clasistas

Tiempo de lectura: 2 minutos

El pasado jueves 17, 150 jubilados y pensionados apoyados por sectores de movimientos sociales marchamos desde el ANSES central, pasamos por el PAMI y culminamos en Plaza de Mayo. Un esfuerzo enorme de los compañeros en un día de calor agobiante.

En el acto en las puertas del PAMI cada agrupamiento expreso sus posiciones. Los jubilados ligados al FIT-U, del Plenario de Trabajadores Jubilados (PO oficial), los Jubilados de Izquierda (MST), los de U.T.J.E.L (Izquierda Socialista) con intervenciones autoproclamatorias defienden la canasta del adulto mayor que calcula la defensoría de la III edad de $160.000. Plantean el reclamo a la CGT y CTAs para que llamen a un paro y a un plan de lucha. Cifran expectativas en el parlamento con la presentación de leyes. Y están inmersos como todo el arco político en las elecciones del 2023.

Los jubilados de la Mesa Coordinadora ligados a la CTA (autónoma) plantean también distintos proyectos de ley que ni siquiera son debatidos en el Congreso. En el proyecto de ley de normalización del PAMI reivindican la participación del Estado.

Los Jubilados Insurgentes (formados por distintos sectores) también defienden la canasta del adulto mayor y cifran expectativas en que tal vez el PAMI y el gobierno se den cuenta y tomen conciencia de lo que sucede.

Desde Jubilados Clasistas (Política Obrera) nos pronunciamos por un haber mínimo igual a la canasta familiar hoy en $250.000. La CGT y las distintas CTA están atadas de pies y manos a los acuerdos con el FMI y son funcionales a los súper-ajustes y si llaman a un paro es para dividir confundir y traicionar la lucha. Solo movilizan a los jubilados en las elecciones sindicales.

En nuestra intervención introdujimos el tema de la guerra, una guerra imperialista de un capitalismo mundial, por un lado la OTAN con hegemonía de los E.E.U.U. y por otro lado Putin defendiendo los intereses de la oligarquía rusa. La guerra usa como carne de cañón a los trabajadores y jubilados rusos y ucranianos y trae hambre y miseria en el mundo entero. Debemos pronunciarnos contra la guerra.

Desde Jubilados Clasistas proponemos dirigirnos a los PAMI, ANSES a los BANCOS de cobro en cada barrio y realizar asambleas y radios abiertas con los jubilados para que su bronca se manifieste movilizándose.

La enseñanza del SUTNA y de los residentes y concurrentes debe ser el ejemplo a seguir.

Asambleas, plenarios, congresos de trabajadores y jubilados y huelga general hasta obtener los reclamos.

Suscribite a Política Obrera