Hace falta más que el reclamo de justicia por Susana Cáceres

Escriben Luis L. y Belén de Moreno

Tiempo de lectura: 1 minuto

El viernes 18, tras 10 días de búsqueda, Susana Cáceres, de 42 años de edad y madre de 4 hijos, vecina del Barrio de Mariló, de Moreno, fue hallada sin vida al costado de la colectora del Camino del Buen Ayre, en Ituzaingó, a unas 20 cuadras de su domicilio. Su cuerpo estaba semicalcinado y tenía signos de abuso sexual y golpes.

Susana salió de su casa el 8 de noviembre diciendo a su madre "Ahí vengo". Sólo se sabe que llevaba $10 mil de la venta de unos electrodomésticos para pagar una deuda. Ese fue el último contacto con ella. Desde ese día la familia comenzó a vivir un calvario. El fiscal Walter Velázquez lleva adelante la causa por el femicidio.

Alberto Peralta, pareja de Susana, fue señalado desde un principio por la familia como el principal sospechoso. Está detenido, pero por otra causa, "tenencia ilegal de arma de guerra", tras haber sido hallado en su casa un revólver calibre 45. Peralta -que cuenta con antecedentes por robo agravado- se negó a declarar.

En Moreno, la descomposición social se evidencia en el aumento de los casos de violencia y muerte de mujeres, en particular desde la pandemia, pero donde el Estado municipal brinda escasos recursos para combatir esta violencia. Y no podía ser de otra manera por parte de una fuerza política que a nivel nacional viene de aprobar el presupuesto 2023, un “plan de guerra” contra los trabajadores que va a recaer particularmente sobre la mujer trabajadora, perpetuando la violencia que ésta sufre.

Pongamos en pie una organización de mujeres en los barrios, independiente de los gobiernos capitalistas y sus partidos, en pos de dar una batalla contra el Estado para conquistar todos los reclamos y luchar contra la impunidad y la violencia contra la mujer.

Luchemos por la organización socialista de la mujer trabajadora.

No alcanza con pedir justicia por Susana y todas las víctimas de femicidios. Es necesaria una lucha política contra la destrucción de los hogares de los trabajadores por parte del capital y del Estado.

Suscribite a Política Obrera