SUTEBA Pilar: una asamblea vaciada

Escribe Sebastián Chirino

Tiempo de lectura: 2 minutos

Como en toda la provincia, el miércoles 23 se realizó en Pilar la asamblea anual de SUTEBA para votar la memoria y balance y la política gremial del sindicato de cara al congreso ordinario de este fin de semana. La convocatoria se limitó al núcleo cercano a la celeste. La difusión de la asamblea se limitó a un flyer en la página de Facebook de la seccional. El resultado fue que participaron 70 afiliados, menos del 5% del padrón. De las agrupaciones de la oposición solo estuvo Tribuna Docente Tendencia – Política Obrera.

La asamblea comenzó con la votación a libro cerrado del balance financiero de la seccional y siguió por la lectura de la memoria y el balance. El documento presentado por la dirección carecía de todos los elementos de la realidad de la docencia provincial y distrital. La memoria y el balance fue defendido por la mesa con apelaciones a la “esperanza”. En este punto no se abrió el debate, y fue aprobado por mayoría de forma mecánica.

En el punto de política gremial se presentaron dos propuestas, la de la mesa y la de Tribuna Docente Tendencia.

La lectura de la política gremial de la dirección fue otro trámite con apelaciones a las futuras voluntades de las secretarías, a “la fe” y “la esperanza”, sin ningún elemento de la realidad.

La lectura de nuestra política gremial sacudió a una asamblea pensada por la mesa como un trámite burocrático. Nuestra política gremial estuvo centrada en la puesta en valor del rumbo que marcaron los paros masivos en toda la provincia, convocados por las tres seccionales multicolores, pero que tuvieron carácter de autoconvocados por su extensión a decenas de distritos, lo que marcaba una clara tendencia a la lucha por parte de la docencia. Denunciamos la integración de las burocracias de CETERA y SUTEBA a las políticas de ajuste de los gobiernos nacional y provincial, mediante el apoyo al presupuesto 2023, la degradación salarial, la creciente precarización laboral y educativa, y el ataque a las jubilaciones que significan las sumas en negro. Nuestra intervención estuvo centrada en mostrar hasta donde está comprometida la burocracia del SUTEBA con el ajuste del gobierno, y que la defensa del salario y de la educación se tendrá que llevar adelante con la organización de una huelga general en la docencia.

Luego de las lecturas se abrió la lista de oradores. Más allá de las intervenciones de siempre, en donde la burocracia apela a la chicana y descalificación para mal esconder sus tropelías, fue interesante la intervención de un compañero de la celeste, miembro de la directiva seccional, que confirmó la masividad de los paros, aunque queriéndoles negar el carácter de repudio político al ajuste en marcha del cual son cómplices, y atribuyéndoles el cansancio de fin de año (sic). O sea que la inflación, la degradación salarial, la sobrecarga laboral y la precarización no tendrían ningún peso en los paros masivos que desconoció y boicoteó la dirección provincial.

En el marco de un proceso de desconocimiento por parte de la docencia de las direcciones burocráticas es necesaria una clarificación tajante del rol antiobrero que cumple la dirección del SUTEBA.

Suscribite a Política Obrera