Para la burocracia de SUTEBA San Martín, la salida es rescatar al capital

Escriben Jorge González y Carlos Suárez

Tiempo de lectura: 2 minutos

La asamblea anual ordinaria del SUTEBA San Martín concluyó con un llamado a apoyar una candidatura presidencial de Cristina Fernández como única respuesta a todos los problemas de la docencia. Luego de reconocer que el gobierno que habían apoyado no hizo nada de lo que se había comprometido, la burocracia Celeste de nuestra seccional, como no podía ser de otra manera, se excusó de haber hecho campaña por Alberto Fernández. Durante toda la asamblea, los oradores de la Celeste intentaron ocultar el acuerdo que el kirchnerismo tiene con Massa que incluye el pago de la deuda al FMI, el rescate al capital, reformas antieducativas y ataques al convenio laboral, al salario y las jubilaciones. A pesar de la masividad de los paros cumplidos por la docencia de San Martín, los Celestes intentaron olvidar el punto, no mencionaron el tema salarial y solo atinaron a decir que ganaron las elecciones, algo que ya no le alcanza ni conforma al propio ministro Sileoni, quien reclama un rol más activo de la burocracia para evitar los paros.

En la asamblea estuvo ausente la docencia por fuera de las agrupaciones, por lo que la burocracia Celeste pudo imponerse, sin que haya desarrollado ninguna posición con respecto al salario, maquillándolo con cuestiones de turismo y sosteniendo la importancia de que IOMA -la obra social- funcione. Desde la oposición, nuestra corriente denunció que la burguesía está discutiendo la devaluación y la posibilidad de un Rodrigazo y que, frente a ello, debemos recuperar los métodos y la tradición histórica de la docencia, en defensa de un salario igual a la canasta familiar ($250.000), con autoconvocatorias y la huelga general. Por su parte, la Multicolor planteó el reclamo de un salario de pobreza ($140.000 por cargo) y postuló acciones subordinadas a un pedido a Baradel, a contramano del proceso que recorre la docencia y los trabajadores de la salud signado por las autoconvocatorias y la huelga general. La votación resultó de 85 para la Celeste, 6 para la Tendencia y 25 la Multicolor.

Otro aspecto relevante de nuestra intervención fue la fundamentación de por qué los trabajadores debemos fijar posición sobre la guerra. Planteamos la consigna “Abajo la guerra imperialista, por la unidad internacional de los trabajadores”, pero la secretaria general evitó votarla, a pesar de que desde la propia mesa de conducción de la asamblea le señalaban que debía ser sometida a consideración. La maniobra contó con el silencio cómplice de la Multicolor, que tampoco se pronunció sobre el punto. Ese accionar no fue solo para que no se vote esta moción, sino también con respecto a una moción sobre la violencia en las escuelas que comprometía el accionar de la burocracia, como lo denunciaron los compañeros de la Media N° 10 y los docentes del Tupac (Media 21).

En una asamblea raquítica por su concurrencia, amañada por su desarrollo y pobre por sus definiciones, la Tendencia puso en debate el no inicio 2023, el Congreso de Trabajadores y la huelga general.

Suscribite a Política Obrera