Merlo: Menéndez aprieta a los trabajadores municipales

Escribe Julio Gudiño

La crisis del peronismo no tiene malla de contención.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El domingo 13 por la noche estalló una bomba política en el distrito de Merlo: el peronismo, entre las PASO de 2019 y 2023, perdió el 63% de su caudal electoral (120 mil votos). Este derrumbe político es el correlato de la situación social y económica desesperante que vive el pueblo de Merlo, con tasas de pobreza que superan la media nacional, salarios municipales de indigencia, colapso del sistema sanitario y de salud y una crisis habitacional profunda. El PJ gobierna Merlo ininterrumpidamente desde 1983.

En medio de este terremoto político, el Intendente Gustavo Menéndez convocó a la militancia a “volver a los barrios” para que Merlo “vuelva a ser Peronista”. Una verdadera impostura: antes de las PASO, los punteros del intendente repartían la boleta presidencial de JxC con la suya en la categoría de intendente.

Pero, durante la semana siguiente, circuló entre los trabajadores municipales que no habían asistido a “colaborar” con la fiscalización de la boleta de UxP, un mensaje de WhatsApp que los informaba de su suspensión por el plazo de un día, sin goce de haberes. La suspensión decía tener como objetivo “concientizar” a los trabajadores acerca de la importancia de prestar “colaboración” un día como aquél. Venía con una advertencia incluida de cara a octubre: “el que no esté a la altura de las circunstancias directamente hace un paso al costado y deja a otro que quiera estar” (merloreal.com, 18/08).

El massista Menéndez, un kirchnerista tardío, ha hecho de la municipalidad el reino de la precarización laboral, con una planta que, en el caso de aquellos que trabajan bajo convenio, cobran salarios por debajo de la línea de indigencia. Pero la gran mayoría de los obreros se encuentran ejerciendo tareas para el municipio bajo la forma legal de las cooperativas, cobrando el equivalente a un plan social, hoy en $52.000. La superación de este ingreso mísero está atada a todo tipo de arbitrariedades por parte de los punteros que dirigen los grupos de trabajo. Para trabajar unas horas más y obtener un ingreso extra, o para obtener “permiso” para ausentarse, los trabajadores deben ganarse el favor del capataz. Esta coacción se extiende a la contraprestación con la lista del partido que gobierna en la municipalidad, en este caso Menéndez. La precarización de los trabajadores municipales es común a todos los intendentes de la provincia de Buenos Aires. Menéndez cree poder revertir la derrota apretando todavía más esa regimentación.

Los trabajadores municipales tienen planteado autoconvocarse y realizar asambleas para rechazar los aprietes de los punteros y los patrones, dejar sin efecto las suspensiones y descuentos y pelear, junto a los municipales del sector salud y de todas las reparticiones, por un aumento general de salarios del 100% indexado por inflación y el desconocimiento de la deuda pública provincial y municipal.

LEER MÁS:

Merlo: la campaña electoral y la flexibilidad laboral Por Julio Gudiño, 07/08/2023.

Merlo: a un mes del levantamiento de la huelga del hospital Eva Perón Por Julio G. y Patricia Urones, 25/01/2023.

Suscribite a Política Obrera