Elecciones en Humanidades de Mar del Plata: estudiantes y trabajadores vamos a la huelga

Escribe Malena Asencio

Tiempo de lectura: 3 minutos

Del 11 al 15 de septiembre se llevarán a cabo las elecciones del Centro de Estudiantes de Humanidades de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Estas elecciones toman lugar en medio de la crisis política más aguda de los últimos años. El vaciamiento político del poder del Estado y la carencia de perspectiva para cualquiera que sea el gobierno que asuma en diciembre configuran un escenario en el que la elección de nuestro gremio definirá si tenemos un centro al servicio de los intereses del FMI o uno dispuesto a organizar los reclamos estudiantiles para defender el derecho a estudiar.

En este escenario, el protofascista Javier Milei no es el único que se postula para liquidar la educación pública. Cualquiera de los tres candidatos que hoy se colocan como una opción para ganar las elecciones generales (Milei, Massa o Bullrich) van a continuar el brutal ajuste presupuestario que sufre la educación pública y que es dirigido por el FMI. Este ya es ejecutado por el oficialismo y acompañado por todos los partidos de la oposición patronal, que impacta de lleno en la UNMDP.

Los estudiantes lo sufrimos a diario porque no contamos con doble y triple banda horaria para poder cursar, y si trabajamos o tenemos hijos, terminamos abandonando los estudios. Esta ausencia de doble y triple banda horaria responde a una política de no designación de los cargos docentes necesarios concursados para las carreras de grado y que privilegia los posgrados, que en muchas unidades académicas son aranceladas. En un escenario de hiperinflación, las becas de comedor, de apuntes, de trabajo y de ayuda económica son insuficientes. Otro tanto se expresa en las condiciones edilicias de nuestra facultad que ya no solamente no está preparada para alojar la cantidad de estudiantes que recibe todos los años; sino que cursamos en condiciones insalubres. En las aulas estamos hacinados, y los baños que deberían ser el lugar del edificio que garanticen la higiene son, de hecho, todo lo contrario: un centro de concentración de suciedad, agua que brota de los inodoros sin jabón ni papel higiénico.

Ajuste

La gestión de Enrique Romanin (Pluriversidad) lleva adelante desde el inicio de su gestión una política sistemática de ataque a la organización estudiantil. No le alcanza con usurpar las mesas de agrupaciones políticas, sino que ha decidido literalmente borrar cualquier rastro de los luchadores de las paredes de la facultad. A inicio de año pintaron el mural del docente Carlos Fuentealba del primer piso, siguieron por los murales de Mariano Ferreyra, Luciano Arruga y las Madres de Plaza de Mayo; y han decidido empezar el segundo cuatrimestre retirando la placa en memoria de Mariano Ferreyra. En este marco, sus aliados políticos del CEH, Humanidades por el Proyecto (La Cámpora) hacen silencio de entierro porque esto resulta muy conveniente para su política de desmovilización y desarticulación del movimiento estudiantil.

Sumado a esto, el día 16 de agosto el Consejo Académico de la Facultad aprobó por unanimidad un pronunciamiento frente a la victoria de Milei en las PASO. El comunicado pretende que la comunidad universitaria cierre filas hacia adentro para defender a la universidad pública en particular y a “lo público” en general, de la amenaza derechista de Milei. Como todo lo que viene de este sector, se constituye en una impostura. Es decir, denuncian que una victoria electoral de Milei implicaría “el arancelamiento de la universidad, el recorte de becas, y el ajuste profundo en ciencia y tecnología” mientras que el gobierno de la hiperinflación se lleva puestos los salarios y les dice a los docentes que “se terminó la joda de hacer paro por cualquier cosa”. Los estudiantes no vamos a caer en la trampa de una gestión que persigue la organización estudiantil y que condona el ajuste del gobierno actual, pero que nos señala que el peligro está en otro lado. Ni con unos, ni con otros.

Elecciones

Las elecciones del CEH se van a transformar en un escenario de disputa de la crisis política nacional. Con la ausencia de los libertarios, las fuerzas políticas que intervienen son las mismas que las elecciones nacionales: Humanidades por el Proyecto por el oficialismo, los militantes del PRO encubiertos bajo el nombre de “Ante todo Libres” y la colectora por izquierda de Massa, Confluencia.

Desde Política Obrera vamos a las elecciones para impulsar que los estudiantes, docentes y trabajadores de la universidad nos organicemos en asambleas autoconvocadas y coordinadoras para discutir un programa de la comunidad universitaria de manera independiente de las gestiones y las conducciones burocráticas de los gremios. Vayamos a una huelga para luchar por un aumento inmediato del presupuesto y que ponga fin a la privatización de la universidad pública, que adapta contenidos y tiempos de formación a los requerimientos empresariales; más becas de comedor, apuntes y de ayuda económica; construcción de nuevas aulas para garantizar un edificio seguro y en condiciones para cursar; jardines de infantes para hijos de estudiantes; ampliación de la planta docente y designación de cargos por medio de concursos transparentes; remuneración a todos los docentes universitarios que ponga fin al régimen ad-honorem; aumento urgente de salarios, equivalentes a la casta familiar e indexados por inflación.

Suscribite a Política Obrera