Los candidatos patronales agravan la crisis social

Los ‘bonos’ por dos meses no son salarios ni jubilaciones. Nota de tapa de Política Obrera N°79 edición impresa.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El gobierno ha copado la plana con sus anuncios sobre bonos y pagos de emergencia para setiembre y octubre.

Antes había hecho lo mismo con la derogación del impuesto al salario – y la eximición parcial del IVA en las compras de alimentos.

En el contexto de la pérdida enorme de ingresos en los últimos ocho años, especialmente en los útlimos meses, y en la que se proyecta de aquí a diciembre, estos anuncios maquillan la confiscación sufrida por los trabajadores – no la reparan ni de lejos. La pérdida promedio de los salarios ha sido del 30%, aproximadamente.

Como resultado de ello, la pobreza, hasta junio pasado, abarcaba a más del 40% de la población – en el semestre corriente será más alta todavía.

Massa ha anunciado bonos, sumas fijas y reintegros por un plazo de dos meses.

La mayor parte de estos subsidios serán costeados con el dinero del Anses, o sea, con la plata que el gobierno no destina a las jubilaciones.

El dinero del bono para los informales no será solventado por un impuesto a las grandes fortunas y ganancias sino por la liquidación anticipada de impuestos ya establecidos.

Es casi un vuelto, frente a los beneficios que obtienen esos capitalistas con la inflación y la deuda pública.

El aumento del salario mínimo, que deberá completar los anuncios oficiales, apenas cubre la canasta de indigencia.

Las medidas por sesenta días intentan salvar al peronismo y al gobierno de un derrumbe electoral, pero no superan la grave crisis social.

El gobierno reparte subsidios para no aumentar en forma permanente los salarios y las jubilaciones, ni repone las pérdidas de casi una década.

Para la burocracia sindical, estas medidas transitorias le sirven como nueva excusa para mantener paralizados los sindicatos. Sergio Massa ha enviado al Congreso un proyecto de Presupuesto que limita los gastos a un 70% anual, para una inflación de casi el triple.

Un aumento verdadero de salarios y jubilaciones, y la recuperación de los salarios y jubilaciones confiscadas por Macri y los Fernández, requieren una lucha de conjunto y una dirección combativa del movimiento obrero.

El desenlace de las elecciones agravará la crisis social, vistos los programas de los tres candidatos patronales en punta. Se abre no un período de ‘soluciones’, sino de lucha, incluida la huelga general.

LEER MÁS:

Las medidas de Massa y la hiperinflación Por Marcelo Ramal, 26/09/2023.

Suscribite a Política Obrera