El sacrosanto régimen de “cajas negras” en la legislatura bonaerense

Escribe Emiliano Fabris

Tiempo de lectura: 3 minutos

José “Chocolate” Rigau, un empleado de la Legislatura e histórico militante del PJ platense y del massismo, había sido detenido in fraganti extrayendo dinero de un cajero automático a metros de la legislatura de 48 tarjetas de débito de otros empleados de ese organismo. Acumulaba, en ese momento, más de un millón de pesos. Fue acusado por un total de 177 defraudaciones y el intento de otras 45. Por mes, Rigau podría haber retirado unos 27 millones de pesos.

Las acciones emprendidas por Rigau dan cuenta de un esquema fraudulento para desviar fondos públicos de contratos pagados por la Legislatura de dudosa o inexistente realidad. Una “caja negra” cuya existencia es un secreto a voces por esos ámbitos. Es sabida la práctica de hacer pasar a personas sin trabajo o que reclaman ayuda como parte del plantel de la Cámara, generando una liquidación de sueldos que es luego apropiada por los partidos patronales. El presupuesto de la propia Legislatura -36500 millones de pesos- es acaparado parasitariamente con estas maniobras, al mismo tiempo que se retacea el pase a planta de los trabajadores de la Legislatura bonaerense, tal como lo viene reclamando su junta interna.

La detención despertó un pánico monumental en los dirigentes políticos del PJ y jefes de Rigau como el presidente de la Legislatura bonaerense Federico Otermín, quien acompaña al ministro Alak en la lista municipal de La Plata. Se temía como la peste que Rigau se convirtiera en un “arrepentido” y que encendiera el ventilador. “Chocolate” fue entregado a la policía probablemente por alguien del riñón pejotista –las extracciones tuvieron lugar bajo la comodidad de cámaras, la luz del día y sin mayores reparos hasta ese momento. Distintas versiones colocan la entregada de “Chocolate” como parte de la interna de Kicillof contra Máximo Kirchner y su séquito en la Legislatura.

A 12 días de estar detenido, Rigau recibió una de las defensas legales más caras del distrito –que ya habían trabajado con anterioridad para la Legislatura bonaerense- y, mediante un recurso de habeas corpus, fue liberado por la Cámara de Apelaciones, que además anticipó la posibilidad de una anulación completa de la causa. Los camaristas que fallaron a favor de Rigau responden a Massa y el PJ. El motivo esgrimido fue que Rigau fue requisado por la policía sin una orden judicial, invadiendo su privacidad, lo cual anula todas las investigaciones posteriores. Las personas titulares de las tarjetas de débito en posesión de Rigau que llegaron a declarar, dijeron que las tarjetas fueron entregadas con consentimiento a Rigau. Todas menos una persona, que sí negó haber entregado su tarjeta.

Diversos juristas afirmaron que el fallo es “aberrante” amparándose en el derecho de la policía a actuar por “flagrancia”, lo cual efectivamente hace y recurrentemente –se calculan más de 10 mil casos en Buenos Aires en el 2022. Este fallo dejaría sin efecto todas las requisas de la policía sin orden judicial previa.

“Pacto de silencio”

Diarios como Clarín y La Nación están dando una abultada cobertura al caso, porque consideran que se trata de un nuevo “José López y los bolsones del convento”, Aspiran a que el caso reviva a las candidaturas perdidosas de JxC, comenzando por la propia Bullrich la cual, sin embargo, no se ha referido al tema. En la causa no hay querellantes. En vez de hacerse un festín, la oposición derechista se ha llamado al silencio, incluyendo a Milei, a quien La Nación señala como un beneficiario de estas cajas negras por armadores que responden a Massa.

Un grupo reducido de diputados de JxC denunciaron a los camaristas que liberaron a Rigau pero la propia presentación esta floja de papeles, según Clarín. Sería sólo una puesta en escena para salvar las papas de una complicidad con el funcionamiento de estas cajas negras, que se extiende a todos los bloques patronales desde largo tiempo. Como pasó con la “Causa de los cuadernos” de Centeno, los “Cuadernos de Chocolate” (Rigau tenía también el suyo) comprometen a todos los partidos del régimen en la corruptela.

De todas formas, la denuncia generó que la Corte Suprema de la provincia considere el inicio de un sumario interno, mientras podría avanzar otra causa para analizar el presupuesto y ejecución de toda la Legislatura. La justicia tiene, a su vez, el celular de Rigau, donde podría haber conexiones y pruebas.

En la Legislatura, que tuvo una sola sesión durante el año, no hubo un solo pedido de informe o pedido de sesión extraordinaria por parte de legisladores opositores. La próxima sesión del Senado no tiene este episodio en su temario.

El caso Chocolate es un episodio en la descomposición del peronismo, después de los seis millones de votos perdidos en las PASO de agosto.

LEER MÁS:

El retroceso de JxC y UxP ha abierto una crisis política colosal Por Comisión ejecutiva de Política Obrera, 14/08/2023.

Tesis políticas aprobadas en el II° Congreso de Política Obrera II° Congreso Nacional de Política Obrera. Publicadas en Política Obrera el 11/04/2023.

Suscribite a Política Obrera