Municipales de la provincia de Buenos Aires: la mayoría de los Intendentes no pagó el bono

Escribe Julio Gudiño

Tiempo de lectura: 2 minutos

Al día siguiente de las PASO, el gobierno nacional aplicó un ajuste brutal contra los trabajadores y jubilados, devaluando el peso en 22%. Provocó una estampida de precios de alrededor del 30%. Para evitar un reguero de luchas por reaperturas de paritarias y recomposición salarial, anunció el pago, por única vez, de un bono de 60 mil pesos para todos aquellos trabajadores del sector público y privado cuyos salarios netos no superasen al mes de agosto los 370 mil pesos.

En el caso de la provincia de Buenos Aires, la mayoría de intendentes JXC y varios intendentes peronistas plantearon la “imposibilidad (…) de los gobiernos locales de dar cumplimiento a una medida de este tipo, sin afectar seriamente sus finanzas” (infobae.com, 30/8). Los intendentes, incluidos los “nacionales y populares”, se posicionaron contra el pago del bono. Para salir de este impasse Kicillof dicta un decreto propio (1610/2023) y que crea el Fondo Especial de Asignaciones Extraordinarias Salariales Municipales con el fin exclusivo de afrontar el pago del bono de 60 mil pesos cuya primera cuota de 30 mil pesos debía ser abonada antes del 15 de septiembre (artículo 14 del decreto 348/2023). En el caso de los municipales bonaerenses todo el mundo debía cobrar el bono ya que sus salarios de bolsillos están por debajo de la canasta de indigencia (145 mil pesos).

En estos momentos miles de trabajadores de diversos municipios bonaerenses mastican bronca porque la plata para pagar la primera cuota del bono está, pero los intendentes no pagan. Según fuentes sindicales varias, al día de hoy sólo 40 municipios de 135 pagaron el bono. La pregunta que emerge de aquí es obvia: ¿Qué hicieron los gobiernos municipales con el dinero del “Fondo Especial”? Y la respuesta es conocida por todo el mundo: lo pusieron a plazo fijo. Muchos municipios tienen “invertido” varias masas salariales para hacerse de una jugosa caja de uso discrecional a costa de hambrear y súper-explotar a miles de trabajadores. Por ejemplo, el municipio de Tres de Febrero, donde gobierna JxC, “en el último ejercicio (…) declaró más de 2 mil millones de pesos en plazos fijos” (Pagina12.com, 05/09) y el municipio de La Matanza, gobernado por la UxP, tiene plazos fijos en pesos y en dólares por cifras superiores a los 30 mil millones de pesos (iProfesional.com, 10/11/21).

El conjunto de esta política solo puede ser viable con la colaboración y complicidad política de las burocracias sindicales de todo pelaje.

En el marco de una hiperinflación en puerta es necesario autoconvocarse y deliberar para establecer un plan de lucha de conjunto con el objetivo de arrancar el pago del bono y por todas las reivindicaciones salariales pendientes de los trabajadores municipales. Reclamarle a la burocracia cómplice de los gobiernos capitalistas que “se ponga a la cabeza de la lucha” es una vía muerta.

LEER MÁS:

Municipales de la provincia de Buenos Aires: la burocracia ´se pinta la cara´ Por El Colo, 01/09/2023.

Colapsa el aparato del Estado Organicemos un Congreso Obrero Autoconvocado. Nota de tapa de Política Obrera N°77 edición impresa, 30/08/2023.

Medidas de Massa: “paquete” devaluado, acordado con el FMI Exijamos paritarias para todos y todas. Por Fede Fernández, 29/08/2023.

Suscribite a Política Obrera