Otra vez más, vamos por un plan de lucha de la mujer trabajadora

Escribe Organización Socialista de la Mujer Trabajadora

Tiempo de lectura: 4 minutos

El Encuentro Nacional de Mujeres, que sesionará en Bariloche a partir del próximo 13 de octubre, tendrá lugar en un grave escenario de derrumbe social y agresión a la mujer trabajadora.

La pobreza ha superado al 40% de la población y llega al 60% para nuestra niñez. Pero agrega diez puntos más a esos indicadores con una mujer como jefa de hogar.

El hospital público sigue el mismo camino: es la liquidación del derecho a la maternidad -ni qué decir del aborto legal y gratuito, que enfrenta también a las camarillas clericales enquistadas en el sistema de salud.

La vivienda es una quimera para la familia obrera, y más todavía para la madre soltera.

Massa y los Fernández ahora, y antes Macri, han empujado al precipicio los salarios, jubilaciones y derechos laborales.

La precarización laboral golpea doblemente a los jóvenes y mujeres.

Los recursos para las madres trabajadoras son todo el tiempo retaceados. Pero sobran para los banqueros, capitalistas y acreedores de la deuda pública.

El Estado es cómplice del crecimiento de la violencia contra la mujer. Hay un femicidio por día.

La pretensión de enfrentar esa agresión “educando” a la burocracia policial o judicial ("perspectiva de género”), o de reforzar el régimen punitivo, no solamente ha fracasado miserablemente. Ha mostrado que la vida y la libertad de las mujeres exige luchar contra el capitalismo, en unidad con la clase obrera, por un gobierno de los trabajadores y el socialismo.

Las redes de trata progresan al compás de la miseria social. El narcodelito se ha convertido en una pata del Estado y el capital.

El Encuentro de la Mujer tendrá lugar a pocos días de las elecciones generales. Tiene, objetivamente, un carácter político indudable. El kirchnerismo está empeñado, más aún que en el pasado, para que el encuentro oficie de tribuna para Massa – el hombre que se ha encargado de salvar el programa del FMI, hundir salarios y jubilaciones, llevar al tope la pobreza, usar dólares para la fuga de capitales – es también el de los ‘chocolates’ bonaerenses y los paseos mediterráneos.

Cualesquiera sean las diferencias entre Massa, Bullrich, Schiaretti o Milei, todos vienen con el paquete de la devaluación bajo el brazo, la única salida que ofrecen a una crisis capitalista extraordinaria.

En este cuadro, una asamblea masiva de mujeres -como la que tendrá lugar en Bariloche- debería resolver, antes que nada y en primer lugar un plan de lucha contra la ofensiva capitalista. El precio de la unidad de la mujer en la lucha por sus reivindicaciones no puede significar nunca servir de furgón de cola de los partidos patronales.

La defensa del derecho al aborto no puede justificar nunca el apoyo al kirchnerismo y a Massa, hasta por la simple razón de que ello es apoyar la liquidación de derechos del resto del pueblo. El derecho al aborto no lo conquistó Massa ni él se hará cargo de defenderlo. En la lucha por los derechos debemos unirnos para impulsar una huelga general y la organización de las bases obreras a lo largo y ancho de Argentina. Los Milei han avanzado debido a la acción desmoralizadora de la burocracia sindical y el seudoprogresismo ajustador. A los Milei los para, so-la-men-te una lucha de masas, la lucha contra la que han luchado y luchan los Massa, Milei, Bullrich y Schiaretti. Ningún voto a las patronales, plan de lucha de las mujeres trabajadoras YA.

Nosotras, las compañeras de Política Obrera, plantearemos en las asambleas y talleres la necesidad de una lucha autoconvocada por un salario mínimo que cubra el costo de la canasta familiar ; por la igualdad del salario entre el hombre y la mujer para la misma función; por el fin de la precarización laboral y la vigencia de todos los derechos y conquistas laborales; por la jornada de seis horas para las trabajadoras de la salud; por el salario mínimo igual a la canasta familiar para las maestras, en la jornada simple; por la promoción de plenarios y autoconvocatorias para preparar una huelga general por un 100% de aumento salarial y por todas nuestras reivindicaciones.

Por el derecho a la maternidad, asegurado a través de la atención sanitaria y el sostenimiento pleno del período puerperial a cargo del Estado y las patronales; por el aseguramiento de jardines maternales en los barrios y lugares de trabajo;

Por la vigencia efectiva del derecho al aborto; por la dotación de recursos en los hospitales para garantizarlo; fuera las camarillas del clero de los centros sanitarios y de las escuelas, por la vigencia de la educación sexual integral;

Por el fin de la violencia doméstica y familiar contra la mujer; por comisiones de mujeres electas en los lugares de trabajo contra la prepotencia patronal;

Por terminar con las redes de trata; por una lucha en los barrios contra la esclavitud de la droga y sus promotores;

Por la unidad con las mujeres trabajadoras y explotadas de todo el continente y el planeta, contra la guerra imperialista y de opresión de la OTAN y Putin; por gobiernos de trabajadores en todo el mundo.

Todo el mundo anuncia un estallido inminente de todas las contradicciones capitalistas que ha acumulado Argentina, apenas se cierren las urnas. Preparémonos para asegurar contra ese estallido un argentinazo victorioso.

Viva nuestra lucha, Por la organización socialista de la Mujer Trabajadora.

LEER MÁS:

¿A qué vamos al Encuentro Nacional de Mujeres? Conclusiones de la charla debate: de balance del 28S. Por Gabriela Jorge, 03/10/2023.

Mujeres, vamos a organizarnos Conclusiones de una mesa redonda organizada por Política Obrera. Por Valentina Viglieca, 20/09/2023.

El 36° Encuentro Mujeres convertido en Plurinacional y de género Por Elena Florín, 19/09/2023.

Separación tajante entre las mujeres de las clases explotadoras y explotadas Día Internacional de la Mujer Trabajadora 2023. Intervención de Olga Viglieca en la presentación del libro “El marxismo y la liberación de las mujeres trabajadoras”, marzo 2016. Publicada en políticaobrera.com el 05/03/2023.

Suscribite a Política Obrera