Pablo Busch: "Las huelgas autoconvocadas son un pronunciamiento político de la clase obrera"

El actual cuadro de situación de la clase obrera en Argentina.

Tiempo de lectura: 10 minutos

Buenas noches compañeras y compañeros.

Las elecciones del domingo y el eventual balotaje que se podría dar en noviembre presentan para la clase obrera un desafío importantísimo, porque se dan en el marco de un derrumbe económico sin precedentes y porque se avizora que cualquiera de los tres candidatos que pueden ganar preparan un golpe económico contra los trabajadores, un ataque en regla contra las condiciones de vida del pueblo trabajador.

Lo que viene en la Argentina es una gran confrontación de fuerzas que encontrará, por un lado, a un régimen político de partidos piloteados por el FMI y, por el otro lado, a las masas que viven de su propio trabajo. A estas elecciones los trabajadores llegan luego de una intensa experiencia con el gobierno de los Fernández. En un balance sucinto podemos decir que ese gobierno ha profundizado todavía más el retroceso salarial que había empezado con el gobierno de Macri y que agudizo aún más los niveles de pobreza de la población argentina, llegando en el primer semestre, antes de este proceso hiperinflacionario, al 40 % y haciendo avanzar la precarización laboral y flexibilidad laboral en las industrias y todos los lugares de trabajo.

Agotamiento de las paritarias permanentes

Este proceso inflacionario que carcome cotidianamente, día a día, semana a semana, los salarios, ha llevado al gobierno de los Fernández, en común con la burocracia sindical, a crear un sistema de discusión salarial de características permanentes: no hay un día que no se suscriban acuerdos salariales bimestrales, trimestrales, cuatrimestrales; no hay día donde no haya una audiencia, una reunión en el Ministerio de Trabajo, una conciliación obligatoria. Hay una hiperactividad de la burocracia sindical y el ministerio de Trabajo que tiene el objetivo de mostrar a los trabajadores que del salario “se están ocupando”. Pero el avance de la crisis, la megadevaluación, el proceso hiperinflacionario, han dejado este sistema de la hiperactividad, de las paritarias permanentes, como obsoleto. Este sistema de dominación política de la clase obrera no va más. Inclusive los gremios que se vanagloriaban de haber cerrado las mejores paritarias de la Argentina han quedado frente a este proceso inflacionario completamente desdibujados.

Este retroceso salarial de conjunto, en las fábricas y en los lugares de trabajo, abre las puertas a que se intensifique la flexibilización laboral, porque los trabajadores, en función de llegar a fin de mes a una canasta familiar, se ven obligados a aceptar cláusulas cada vez peores de presentismo y productividad. Sobre esto hemos hablado mucho, largo y tendido, durante la campaña electoral. Los trabajadores se ven obligados aceptar estas cláusulas de flexibilidad laboral porque la burocracia cierra paritarias a la baja y lo de las paritarias a la baja, compañeros, no tiene que ver solamente con el número acumulado a fin de año, para que digan "le empatamos a la inflación". Todos los meses, todos los días, los trabajadores están perdiendo la carrera contra los precios. Y este sistema de la paritaria permanente, del Consejo del Salario Mínimo, de las reuniones y de la actividad ministerial, en la próxima etapa, será pasado por arriba por los trabajadores.

Este proceso este avance de la crisis, en las últimas semanas, también licuó en horas el ´plan platita´ con el que buscan llegar al balotaje. Cualquiera se da cuenta que una devolución del IVA de 18.800 pesos por mes fue absorbida por la subida del dólar del 25 % de la semana pasada del dólar paralelo.

Los trabajadores han llevado adelante una cantidad de conflictos contra este régimen de flexibilización laboral, contra el avance de la precariedad y demás. Tenemos acá al compañero que viene de dirigir la huelga de Royal Canin, tenemos compañeros que han llevado adelante huelgas en mi fábrica, en Córdoba, fábricas que han ido al conflicto. En el neumático, si bien no alcanzó a convertirse en un movimiento de conjunto, es claro que se trata de un pronunciamiento, de un principio de pronunciamiento político de los trabajadores contra la política de este gobierno.

Precarización laboral y social

La recuperación económica que se ha dado en el periodo posterior a la pandemia y que el propio gobierno utiliza como argumento de campaña, en su momento, para decir que estaba creciendo el empleo, por ejemplo, se ha hecho sobre la base de la precariedad laboral. Se calcula que, de cada dos puestos de trabajo que se crearon, uno es monotributista. Es importante que ustedes conozcan el caso de la fábrica Siat, de Techint, que queda por Avellaneda. En esta fábrica se construyeron los caños sin costuras para el gasoducto Néstor Kirchner. En esa obra estratégica. Los trabajadores fueron contratados bajo un régimen de precariedad laboral, porque ninguno de los que entró, entró como efectivo. Todos eran de agencia. Los efectivos son 90 o 120, y entraron como 500 contratados. Pero todos los efectivos y los contratados fueron sometidos a un régimen de trabajo que los mismos delegados de la burocracia, los mismos delegados kirchneristas, describieron como un régimen de turnos desquiciantes. Porque trabajan 21 días de corrido con turnos de 12 horas para alcanzar el objetivo de construir el gasoducto, que se ha hecho sobre las espaldas y el sudor de los trabajadores precarizados.

La política del gobierno ha llevado a la quiebra el sistema de salud. Hoy escuchaba a una compañera mencionar las vicisitudes que tienen que sufrir los jubilados para conseguir un turno en PAMI. Pero no se limita solamente al PAMI: en este momento, hay una quiebra general del sistema de salud. Durante la pandemia, el gobierno operó con una cantidad inconmensurable de subsidios al capital mientras los trabajadores del sistema de salud eran expuestos a los contagios, a la falta de insumos y a un régimen también desquiciante, mientras los capitalistas siguieron haciendo sus negocios. Hoy ese sistema de salud está hasta tal punto en quiebra, que se ha instalado y es un tema generalizado un régimen de copagos donde sea. Con prepagas o las mejores obras sociales, tiene que ir a la clínica y pagar aparte, porque las obras sociales pagan a tres meses, a seis meses, y los médicos dejaron de aceptar este tipo de robo. La huelga de la salud de Neuquén, la huelga autoconvocada de los residentes en CABA, la huelga del hospital de niños de La Matanza, las inmensas huelgas de la salud de Tucumán, son pronunciamientos de la clase obrera respecto de la política del gobierno. Esta experiencia de la clase obrera con el gobierno es la que condiciona esta elección.

La misma quiebra que recorre al sistema de salud recorre al sistema educativo. A través de mi compañera, convivo cotidianamente con los problemas de la docencia. El nivel de exposición de los docentes a la descomposición social, a la violencia, y cómo las autoridades educativas se lavan las manos, ha generado un proceso huelguístico como respuesta a la indefensión de los docentes, todo en el marco de que el gobierno de Massa ha recortado más de 150 millones del presupuesto educativo y de que los salarios de los docentes que arreglan Baradel-Yaski y la burocracia de CTERA están por debajo de la línea de pobreza. Es decir, tenemos una quiebra del sistema de salud, una quiebra del sistema educativo y, además, un proceso de flexibilidad cada vez mayor. Los docentes tienen que tomar dos o tres cargos para llegar a una canasta y por lo tanto el desquicio es generalizado. Para colmo, cuando se quieren atender en el IOMA, en el sistema de salud, se encuentra con que los atienden de forma virtual para que no se concentre toda la gente en los policlínicos.

Las huelgas autoconvocadas y la burocracia

Las huelgas docentes son, sin duda, las protagonistas de esta etapa. La huelga docente autoconvocada en la provincia de Buenos Aires tiene un significado para nosotros, para Política Obrera, un significado fenomenal, porque es una expresión práctica de la tendencia huelguística a la que nosotros apostamos y que va a ser protagonista de la próxima etapa. En la docencia de provincia de Buenos Aires, tres seccionales pequeñas, porque una de ellas, Bahía Blanca, es importante, pero las otras dos son seccionales pequeñas de una provincia que es gigantesca; esas tres seccionales convocan a parar y toda la docencia se cuelga de la convocatoria para expresar su repudio a las condiciones de trabajo, a las condiciones salariales y pasar por arriba de los acuerdos del gobierno con Baradel. Estas huelgas son, en sí mismas, un pronunciamiento político imponente respecto de la política del gobierno nacional. La burocracia de los sindicatos, como decía hace un momento, tiene una política de pactar salarios a la baja. En la última discusión con el FMI, la burocracia de la CGT se ofreció como garante del acuerdo con el organismo. Dijeron "firmen tranquilos que nosotros garantizamos que no pase nada". La CGT es la apoyatura principal de la política del FMI y de todas las reformas laborales que se están discutiendo, empezando por la de Javier Milei. Pero la burocracia que hace años no recorre las fábricas, que no organiza asambleas, que no conoce a los trabajadores que representa, no tiene ninguna condición para frenar nada, ninguna condición. Les pongo algunos ejemplos para que conozcan. El otro día discutíamos con el compañero de Royal Canin que entraron en huelga ante una serie de suspensiones arbitrarias. Los compañeros tenían una bronca bárbara, no querían hacer las tareas que la empresa demandaba y entraron en huelga. Un día viernes, la burocracia se hizo presente en la fábrica y dijo "no estamos de acuerdo con esto, pero bueno, vamos a la huelga, pero mañana sábado levantamos". Es decir que fueron con la intención de frenar el proceso huelguístico. La posición del cuerpo de delegados fue que la huelga tenía que seguir y la asamblea votó contra la resolución del sindicato. La huelga se desarrolló el día sábado, el día domingo y el día lunes, y llevo a fondo las reivindicaciones de los trabajadores. La burocracia no tuvo ninguna condición para frenar el proceso huelguístico de Royal Canin.

Tengo otro ejemplo que es todavía más educativo: en Granja Tres Arroyos, en Entre Ríos, Concepción del Uruguay, un frigorífico de 1.200 trabajadores, gigantesco, las condiciones de explotación son inmensas. La velocidad con la que circula la producción es impresionante y el cuerpo de delegados es de la Naranja. Convocaron a una asamblea y la burocracia dijo "nosotros no queremos ninguna asamblea, aténganse a las consecuencias". Hicieron la asamblea la burocracia que, hasta donde yo conocía, dominaba los lugares de trabajo, caía a la asamblea con una patota para que no se pueda desarrollar, en este caso mandó una carta documento y dijo: "señores delegados de Granja Tres Arroyos, lo que ustedes están haciendo es ilegal, así que háganse cargo de que están convocando asambleas ilegales; nosotros no tenemos nada que ver". Es decir, si hay consecuencias, el sindicato de trabajadores de la alimentación en Concepción del Uruguay no se hace responsable... Los compañeros organizaron otra asamblea donde leyeron el telegrama… "Compañeros, esto es lo que dice nuestro sindicato".

Orientación impotente

Estamos ante una burocracia sindical cuya capacidad de frenar un ascenso obrero, una huelga, una intervención, esta reducida al mínimo. A esa burocracia sindical, que es la apoyatura de la política del FMI, que es la apoyatura de los fiscales de Milei, es la burocracia de la CGT a la que el Frente de Izquierda Unidad le pide constantemente, repetidamente, permanentemente, un plan de lucha y un paro de 24 horas.

Ustedes se darán cuenta que pedirle a la principal apoyatura del FMI que llame a un plan de lucha es un llamado a la parálisis. Son una vía para frenar cualquier desarrollo de los trabajadores. Quiero decirles algo: las huelgas autoconvocadas de la provincia de Buenos Aires son convocadas por la Multicolor, que sigue esta orientación, para exigirle a Baradel que convoque a un plan de lucha. Pero el plan de lucha ya está convocado y los docentes ya están parando, aunque el FITU sigue planteando "reclamemos paro y plan de lucha". Es una política estéril. No abre el camino a los trabajadores a la acción, que es todo el problema de la situación política: cómo se abre camino a la acción de los trabajadores. Para quienes militamos en la zona norte, desde hace algún tiempo, en el movimiento obrero, el concepto de "activo tóxico", como denominó Jorge Altamira al FIT-U, es perfecto, porque desde el año 2012, 2013, 2014, 2015, que el PTS en particular, y el FITU en general, fueron un activo tóxico para el ascenso de los trabajadores de la zona norte y de todo el país. Tenían comisiones internas a rolete, tenían delegados, activistas. No quedó nada. Pasamos de la lucha por la fusión de la clase obrera con la izquierda, que era nuestra campaña en el 2015, a la fisión nuclear ente los intereses de los trabajadores, la agenda de los trabajadores, y la agenda del frente de la izquierda. Myriam Bregman, Del Caño, no interpelan a nadie en la clase obrera, por sobre todas las cosas, por su política estéril.

La expresión más concentrada de la política del FIT-U en el movimiento obrero ha sido la coordinación del Plenario del Sindicalismo Combativo, que surgió como un frente, como una idea de acciones comunes y que rápidamente fue copada por los aparatos electorales y convertida en una colateral del FITU en el movimiento obrero. Su función especial es sofocar cualquier intento de coordinación genuina en la clase obrera. Entonces estamos ante una política colaboracionista en su conjunto, en el movimiento obrero, que se desarrolla en el SUTEBA Multicolor, en el subte y en todos los frentes. El FITU correrá la misma suerte que está corriendo hoy el Plenario del Sindicalismo Combativo. ¿Alguien lo ve? Nadie lo ve.

Las elecciones y la reforma laboral

Ha sido la oportunidad para los candidatos del capital de colocar una agenda reaccionaria reformista -reformista en el sentido de reformas laborales- entre los trabajadores; es decir todos los candidatos que tienen posibilidades de ganar, los tres candidatos de uno u otro modo plantean la necesidad de una reforma laboral. Esto, por supuesto, que es un clásico, pero se ha dado la novedad de que Javier Milei, el que venía a terminar con la casta, ha anunciado que va a apoyarse para llevar a delante la reforma labora en la CGT en los sindicatos de la CGT y ya hay intensas negociaciones en esa vía. Se ha reunido no sólo con Barrionuevo, que ya está armando mesas sindicales de La Libertad Avanza con dirigentes de la CGT en Córdoba y en otras provincias, como Catamarca, sino que Milei también lo hizo con Gerardo Martínez, con el objetivo de reemplazar el sistema indemnizatorio por un sistema de seguro de desempleo como tiene la UOCRA, donde el costo de despedir a un trabajador, para el capitalista, es cero. Tiene como objetivo incrementar, facilitar, favorecer la rotatividad laboral, que es la piedra angular de un avance todavía mayor en la precariedad y en la flexibilidad.

Es importante, compañeros, que tengan presente que Javier Milei está haciendo ya una rosca con la burocracia sindical. Mejor dicho: es muy importante que tengamos presente que la burocracia sindical ya está haciendo una rosca con Javier Milei y no van a mover un dedo, no van a hacer nada, contra los planes de reforma laboral de Milei ni de nadie. Esta reforma laboral, como todos los planes de ataque al movimiento obrero, a la clase obrera, tendrá que pasar por la prueba de fuerza de la lucha de clases. Pueden declarar mucho, pero Macri lo intentó en el 2017 y no lo pudo hacer. Otros ya intentaron, anunciaron, que tiene que pasar por esta gigantesca confrontación de fuerzas que se viene en la próxima etapa. Nuestros métodos, nuestras herramientas, no hay otra, son la construcción de la huelga general, el desarrollo de congresos obreros, autoconvocatorias, para luchar por una salida propia de los trabajadores a la crisis y por un gobierno de trabajadores que ponga fin a los gobiernos del capital, que hambrean y llevan a esta situación al pueblo argentino. Nada más, compañeros.

VER EL SIGUIENTE VIDEO:

"La posición de Política Obrera frente a las elecciones" Hablan Pablo Busch y Marcelo Ramal 17/10/23 Publicado en el canal de YouTube de Política Obrera.

Suscribite a Política Obrera