Huelga de trabajadores de Tesla en Suecia

Escribe Sebastián Chirino

La lucha por los convenios se abre paso en el marco de la guerra comercial.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Los trabajadores del Servicio Técnico de Tesla en Suecia están a punto de cumplir un mes de huelga. El 27 de octubre unos 130 mecánicos de 10 talleres de Tesla en siete ciudades suecas iniciaron un paro debido a la negativa del fabricante a firmar un convenio colectivo de trabajo. Los trabajadores de los talleres de reparación y posventa de la empresa señalan que están en peores condiciones laborales y salariales que cualquier mecánico de otras compañías.

El conflicto se inició luego de una semana de finalizada una huelga de las de seis semanas de los trabajadores de la industria automotriz norteamericana contra los tres grandes fabricantes nacionales (Ford, GM y Stellantis). En este conflicto, la burocracia de la AUW obtuvo la prerrogativa para negociar futuros convenios colectivos con los fabricantes de autos eléctricos. Esta “vía para que los futuros trabajadores de vehículos eléctricos estén cubiertos por el sindicato” (Bloomberg.com 31/10), alcanzaría a las plantas de Tesla en EE. UU.

La particularidad del conflicto con el centenar de mecánicos de los talleres de Tesla no es su huelga en sí, que solo afecta a los servicios de reparación de autos ya vendidos, sino que han generado una crisis de dimensiones con la política antisindical de Tesla y de su CEO, el magnate sudafricano Elon Musk, principalmente porque ha desatado una huelga generalizada contra la empresa que va desde la negativa de los estibadores a descargar importaciones de la firma (autos y repuestos), hasta la iniciativa de los empleados de correo que dejaron de entregar envíos a las oficinas de Tesla y a los talleres para apoyar la huelga. La importancia de la solidaridad de los trabajadores de correos no se limita un párate en la correspondencia de la firma, afecta las matriculaciones de los autos que son emitidas por la Agencia de Transporte, que solo se entregan por vía postal. También se han sumado recolectores de residuos y electricistas que rechazan realizar cualquier labor vinculada a Tesla para respaldar al sindicato IF Metall -representante de los mecánicos- ahora hay nueve sindicatos que participan en el bloqueo al fabricante de vehículos eléctricos (Bloomberg 23/11). El mismo medio señala que “en Suecia los sindicatos gozan de amplios derechos, establecidos por ley, para unirse a medidas en defensa de sus compañeros. Por el contrario, medidas similares -de solidaridad entre diferentes sindicatos- están estrictamente reguladas o abiertamente prohibidas en varios países de Europa”.

No es casual que el conflicto con una de las naves insignia del capitalismo en este siglo, se inicie en un país donde “los convenios colectivos negociados por sector son la base del mercado laboral y cubren a cerca del 90% de los trabajadores y garantizan condiciones salariales y de empleo.” (La Nación 23/11)

El dueño de Tesla, Elon Musk mostro su impotencia en su red socia X -ex Twitter- calificando como de “locura” los alcances del impacto de la huelga general de los trabajadores suecos contra su firma. Las declaraciones de Musk van en línea con su posición, hasta el momento intransigente, de no firmar ningún acuerdo con el sindicato. La negativa a no firmar ningún convenio por parte de Tesla excede el conflicto sueco. Elon Musk sabe que si cede ante la huelga de los mecánicos suecos los alcances tendrán, en principio una dimensión continental. “La firma de un convenio podría sentar un peligroso precedente si la maniobra se extiende por más países de la Unión Europea” (hibridosyelectricos.com, 30/10).

La huelga de los mecánicos suecos de Tesla empalma con una amenaza mayúscula que la empresa enfrenta en China. BYD (Build Your Breams), fabricante chino de autos eléctricos, que tiene la ventaja de fabricar sus propias baterías, -Tesla y casi todos los fabricantes de VE tercerizan la producción- ha superado en producción por primera vez a Tesla. El éxito de BYD “es también una señal del crecimiento de la industria automovilística china, que este año ha superado a Japón y se ha convertido en el mayor exportador del mundo” (La Nación, 20/10).

LEER MÁS:

Las compañías Tech se deshacen de miles de trabajadores Los "inversores" rascan el fondo de la olla. Por Littio, 25/01/2023.

Elon Musk compra Twitter en medio de una guerra imperialista y una guerra espacial Por Jorge Altamira, 27/04/2022.

Elon Musk (Tesla) y el golpe en Bolivia Por Emiliano Monge, 31/07/2020.

Suscribite a Política Obrera