El CONICET, en la mira

Escribe Federico Fernández

Tiempo de lectura: 2 minutos

El designado para dirigir el CONICET (por ahora), por parte de Javier Milei, es Daniel Salamone, médico veterinario y experto en clonación animal. La vinculación con el ´libertario’ se remontaría a las consultas por la clonación de su perro mascota ´Conan´. En diversas declaraciones, Salamone ´descartó´ el cierre directo del organismo.

Durante la campaña Milei sostuvo que “como existe hoy, el CONICET hay que cerrarlo” y que se debería “dedicar a ciencias duras”, de lo cual “puede encargarse el sector privado”. Milei cuestionó la ´productividad´ del organismo –comparó la cantidad “de empleados y ´resultados´ obtenidos con la NASA. Para afirmar ese disparate debe haberse valido de la Inteligencia Artificial.

El planteo privatizador es matizado por Salomone. Ha dicho que el CONICET cumple una función subsidiaria o complementaria con el capital privado. Aunque calificó al CONICET como “la organización más prestigiosa de América Latina” consideró ´ínfimos´ sus resultados. El instituto se encuentra totalmente entrelazado con las grandes corporaciones; el financiamiento de las investigaciones, en un 60%, proviene de fondos empresariales. La actual presidenta del CONICET Ana Maria Franchi destacó que en el CONICET “se forman los cuadros” de las grandes compañías nacionales o extranjeras. Estas mismas direccionan la inversión estatal a las “áreas rentables”, como se vio durante la crisis de la pandemia con los beneficios a la industria farmacéutica.

Para Salamone, la inversión estatal tiene que ser reemplazada por el aporte de los privados, fondos de inversión o ´startups'. El CONICET, dice, “es una Ferrari sin nafta”; lo quiere vender a una estación de servicio. Frente a los anuncios de despidos y recortes salariales, respondió: “En un país con 45% de pobreza no puede [el CONICET] crecer indiscriminadamente”. Otro razonamiento desconectado, según los principios de la lógica que, repetidamente, defiende Milei. El instituto ya viene siendo desfinanciado si uno toma los últimos presupuestos y la enorme cantidad de ingresos que continúan pendientes en los últimos dos años. Se redujeron enormemente las becas, y los trabajadores necesitan una doble o triple labor para costear la canasta familiar. Los investigadores revistan en calidad de ´becarios´, es decir que no cuentan con aguinaldo ni jubilación, y están a merced de despidos exprés.

El kirchnerismo y la desprestigiada burocracia sindical de ATE vaciaron y privatizaron el instituto, en una orientación que el gobierno de Milei pretende llevar hasta el final.

LEER MÁS:

La privatización ´nacional y popular´ del CONICET Sobre las declaraciones de Milei y la respuesta de los funcionarios. Por Patricia Lambruschini, 23/08/2023.

CONICET, Milei y los Fernández-Massa Por Sergio Gómez de Saravia, 22/08/2023.

Abajo el ajuste y los despidos en Conicet Por Javo, 01/12/2022.

Suscribite a Política Obrera