Quién es Banksy o Robbie Banks, el chico punk-rock del arte contemporáneo

Escribe Javiera Sarraz

Tiempo de lectura: 5 minutos

La BBC desempolvó una vieja entrevista en la que el mayor exponente vivo de street art, Banksy, revela su nombre. Durante más de dos décadas, el artista cultivó el grafiti y otras artes visuales y plásticas en total anonimato. La obra de Banksy ha sido reconocida tanto por la creatividad de su proyección visual urbana en clave satírica y política, como por la audacia de las paredes que elige pintar, estampar y grafitear: recintos gubernamentales y privados de todo el mundo, el Louvre e incluso las ruinas de los bombardeos israelíes en Gaza.

La entrevista en cuestión es un archivo radiofónico recuperado por Nigel Wrench, experiodista de arte de la BBC, quien tuvo la oportunidad en 2003 de entrevistar a Banksy durante su primera exposición formal, “Turf War” (“Guerra territorial”), donde el artista pintó a animales y retrató a la reina Isabel II con cara de chimpancé. Por entonces Banksy era uno de los tantos artistas callejeros emergentes en Londres. Durante la entrevista, Wrenck le preguntaba a Banksy si acaso su nombre real era “Robert Banks”, a los que Banksy corrigió: “Es Robbie”. La grabación posteriormente fue editada y transmitida sin este segmento revelador. Ni Wrench ni su editor sospechaban que estaban sepultando uno de los misterios más debatidos en el mundo del arte contemporáneo.

Sin embargo, durante julio de este año y con motivo de una nueva exposición de Banksy en la Galería de Arte Moderno de Glasgow, Escocia, el fanático James Peak lanzó junto a la BBC Radio 4 el podcast The Banksy Story, donde se retransmitían algunos pasajes de la entrevista editada del 2003. Hace apenas unos días y luego de escuchar el podcast, Nigel Wrench decidió recuperar el archivo original para escucharlo completo y dio con la identidad de Banksy.

La entrevista

En la grabación original se puede escuchar a Banksy, quien por entonces tenía veinte años, defendiendo el ‘vandalismo’ (como se tipifica al grafiti) como arte. “No me voy a disculpar. Es una forma más rápida de expresar tus ideas, ¿no? Mi madre solía hacer asados todos los domingos y siempre decía: ‘Toma horas hacerlo y minutos comerlo’. Ahora calienta su comida en el microondas y parece mucho más feliz. Estoy adoptando ese enfoque respecto al arte”.

Banksy comentaba además la dificultad que implica ser un artista callejero en Londres: encapucharse para no ser identificado y actuar con velocidad para no ser detenido. Sobre esto, James Peak recuerda que el artista había dicho algo así como “Monet tenía luz, Hockney tenía color y yo tengo tiempo de respuesta de la policía”.

Durante el 2003 Banksy comenzaba a ser reconocido como artista del street art luego de pintar varias paredes de la ciudad de Bristol, Inglaterra, y diseñar la portada del álbum Think Tank de la banda de rock Blur (2003). Por entonces trabajaba en un viejo galpón de Bristol, junto a otros jóvenes artistas callejeros preparando los aerosoles y stencils o plantillas con los que saldrían a pintar y marcar las paredes de la ciudad.

El joven Banksy defendía en la entrevista para la BBC la libertad de pintar sobre los muros como si fueran lienzos. Al contraste entre la perdurabilidad de una obra visual en la calle y un museo, el artista reivindicaba la posibilidad de que otro pueda pintar sobre su obra. “Otras personas pueden cambiarlo. Pueden deshacerse de él", le respondía a Wrench.

Sobre sus motivaciones e ideas, se podía escuchar al joven Banksy declarar: “Me interesa la injusticia. ¿Quién tiene derecho a juzgar a los demás? Si alguna vez caes en manos del sistema judicial, te volvés muy escéptico acerca de todo”. Ahora ya revelada su identidad, la prensa londinense asegura que Robbie Banks posee expedientes judiciales por detenciones policiales por grafitear muros. Aunque Banksy declaraba no hacer un arte político, también sostenía que “Si piensas en tu vida por más de un segundo, tienes que darte cuenta de que los zapatos que usas están hechos por alguien que cobra un monto patético de dinero y que el café que tomás significa que alguien, en algún lugar del mundo, lo está haciendo. Pensar un minuto aparentemente te hace más político que el resto”.

Los muros prestigiosos

Banksy ha intervenido artísticamente sobre las murallas más prestigiosas. Claro que sin permiso. Durante 2005, el artista ingresó obras suyas de manera ilegal en cuatro museos de Nueva York: el Museo de Brooklyn, el Metropolitano de Arte, el de Arte Moderno y el Museo Americano de Historia Natural. Caracterizado con bigote y otros artilugios, Banksy colgó en el interior de cada uno de los museos sus propias obras de arte: lienzos donde aparece un envase de sopa de tomate; un escarabajo armado con misiles y una antena parabólica; el retrato de una mujer con máscara antigás; el retrato de un militar de la época colonial con un envase de pintura en aerosol. Todas las obras estaban previamente puestas sobre marcos dorados que fueron colgados por él y sus cómplices dentro de las salas. En algunos casos las obras estuvieron ahí colgadas durante varios días, sin que las administraciones de los museos las advirtieran. Banksy luego señaló que su objetivo era denunciar la guerra liderada por EE. UU. en Medio Oriente y la creación del miedo al terrorismo entre la población.

También había hecho algo similar durante el año anterior en el Louvre, colgando su propia versión pequeña de la Mona Lisa, en la que el rostro original de ella era reemplazado por una carita feliz minimalista. En aquella ocasión el artista señaló que no buscaba con esta acción obtener fama, sino ser reconocido como “vándalo de calidad”. Lo mismo había hecho ya en el Museo de Londres.

Durante 2017 Banksy logró pintar una megaobra inspirada en la salida de Inglaterra de los Brexit, donde se puede ver la figura de un trabajador demoliendo con un martillo una de las estrellas de la bandera de la Unión Europea. La obra fue realizada en la muralla de un edificio de la ciudad de Dover y fue censurada presuntamente por el gobierno.

Otro gran hito fue realizado al año siguiente, cuando logró autodestruir una de sus obras más reconocidas segundos después de ser subastada: Girl With Balloon (“Chica con globo”). La autodestrucción se logró mediante un sistema remoto para picar papel instalado en el lado inferior del marco. Banksy habría vendido la obra a condición de que no fuese sacada del marco en el que la puso.

Los muros palestinos

"Si te gusta bailar, te vas de vacaciones a Ibiza, si te gustan las paredes, vas a Palestina", le dijo Banksy a The Independent durante 2015 sobre su visita a Palestina. El artista londinense había entrado desde Egipto a Gaza de manera ilegal, a través de los túneles subterráneos que la población palestina ha construido entre ambos países. Durante su estadía en Gaza, pintó varios muros destruidos por los bombardeos israelíes, así como también el muro construido por el sionismo para mantener cercada a la población gazatí. Algunas de estas obras fueron “Imagen de la figura mitológica griega Níobe” (personaje cuyos catorce hijos fueron asesinados) y “Columpios que giran de una torre de vigilancia israelí”, entre otras. La visita de Banksy fue además inmortalizada en el documental corto Make this year YOU discover a new destination (“Haré que este año TÚ descubras un nuevo destino”), realizado en clave sarcástica, comparando las condiciones de vida del pueblo palestino con las frases típicas de las publicidades de agencias de turismo. También grafiteó sobre el muro israelí: “Si nos lavamos las manos respecto al conflicto entre los poderosos y los no poderosos, nos ponemos del lado del poderoso. No nos mantenemos neutrales”.

Banksy aún no se ha referido a través de sus canales oficiales sobre la revelación de su identidad. Es probable que la justicia británica prepare acciones legales contra Robbie por cargos asociados al llamado vandalismo y también por razones políticas. Sin embargo, los fanáticos y la prensa esperan que Banksy salga a referirse a este hecho mediático a su genuino estilo punk-rock: rudo y atrevido, mediante alguna obra visual, plástica o cinematográfica, como ha sabido hacer durante más de dos décadas.

Suscribite a Política Obrera