Clínica de los Virreyes, ocupada en defensa de los puestos de trabajo

Escribe Daniela Magoc

Tiempo de lectura: 3 minutos

La crisis en la salud privada avanza a pasos agigantados. Un ejemplos de esto es la situación de la Clínica de Los Virreyes, ubicada en el barrio de Belgrano. La patronal ha anunciado el cierre, lo que dejaría en la calle a 400 familias. Dese el jueves 7 de diciembre los trabajadores y trabajadoras se encuentran defendiendo sus puestos de trabajo mediante la ocupación del edificio y el bloqueo de sus puertas para evitar su vaciamiento.

Denuncian que, desde el 2016, vienen sufriendo descuentos y pagos en cuotas de los salarios y que la patronal adeuda los sueldos de octubre y noviembre del corriente año. En el año 2022, la clínica fue comprada por el grupo Octubre, que pertenece a Víctor Santa María, el burócrata sindical-empresario del sindicato de encargados, Suterh, dueño de Página 12 y presidente del PJ porteño, sin producir ninguna mejora a la situación que ya venían atravesando. Por el contrario, el cambio de manos ha empeorado las condiciones de trabajo.

El establecimiento viene atravesando un vaciamiento generalizado. Ya no cuenta con insumos ni con medicación suficiente para atender a los usuarios y usuarias, hay pocos médicos y médicas debido a que la mayoría renuncia y las terapias se fueron vaciando. La patronal no ha esgrimido ningún motivo claro. Tampoco presentó un recurso preventivo de crisis. Ha hecho correr la versión de que va a abonar todas las indemnizaciones, lo que fue recibido con desconfianza por los trabajadores, dados los reiterados incumplimientos salariales. Muchos de ellos tienen de entre 15 y 20 años de antigüedad y no quieren perder sus puestos de trabajo de la noche a la mañana. Una posibilidad que se rumorea es que la patronal quiere sacarse de encima al personal que se encuentra bajo el convenio de Sanidad y tomar nuevo personal bajo el convenio de encargados de edificios (Suterh), con otras condiciones laborales y con el impedimento de afiliación al sindicato. Los trabajadores refieren que ya hay personal que trabaja en la clínica bajo esta modalidad.

Este lunes 11 se realizará una audiencia con el ministerio de Trabajo. Estas audiencias ya se vienen realizando hace tiempo y no han resuelto la situación, dado que la patronal incumple sistemáticamente los compromisos acordados. La ocupación de la clínica, refrendada en asamblea, se mantiene todo el fin de semana en reclamo de una respuesta y en defensa de los puestos de trabajo. El cobro de las indemnizaciones, en cambio, son pan para hoy y hambre para mañana. Si la patronal aduce problemas económicos, primero que abra sus libros contables al escrutinio de la asamblea.

La situación de la Clínica de los Virreyes no es un hecho aislado. Un tendal de clínicas atraviesa situaciones similares en toda la provincia de Buenos Aires. En CABA, se suman el Centro Gallego y otros establecimientos más, cuyas patronales abonan los salarios en cuotas. Hace unos días, patronales de las prepagas se han negado a pagar el aumento salarial correspondiente a noviembre acordado en paritarias bajo el pretexto de que el acuerdo no fue homologado, lo que ha desatado asambleas, como en el Sanatorio Güemes, Medicus, Finochietto, Otamendi, entre otros. Se trata de una extorsión patronal para presionar por cuantiosos aumentos de las cuotas de las prepagas.

La valiente ocupación impulsada por los propios trabajadores y trabajadoras supera los intentos de calmar las aguas. Da cuenta de la predisposición a luchar, toda una señal de cara al cambio de gobierno.

La crisis económica y la pandemia han agudizado la quiebra del sistema sanitario. Esta se descarga enteramente sobre la espalda de las familias trabajadoras. El ataque a la salud es pilar de una orientación capitalista de fondo contra los derechos y condiciones de vida de la población. En un sistema en el que las pandemias y epidemias están a la orden del día, el cierre de un establecimiento de salud es un crimen contra la clase obrera.

Es necesaria la más amplia solidaridad con esta lucha, organizar acciones en apoyo y colaborar económicamente para costear la medida y garantizar la mayor participación. La difusión y acompañamiento en la puerta en estas horas decisivas, sobre todo el día lunes desde la mañana, horario en el que se realizará la audiencia, son cruciales.

Todo el apoyo a la ocupación de la Clínica de los Virreyes.

LEER MÁS:

No al vaciamiento de la clínica Virreyes, viva la ocupación de las y los trabajadores Por Daniela Magoc, 08/12/2023.

Suscribite a Política Obrera