Bridgestone insiste con los despidos y la intensificación de los ritmos de producción

Escribe Julio Gudiño

Tiempo de lectura: 1 minuto

El 22 de noviembre pasado, la patronal de Bridgestone se despachó con una veintena de despidos arbitrarios, lo que motivó la convocatoria a un paro por 24 horas del SUTNA en la planta de Llavallol. Horas antes de comenzar la medida de fuerza, el Ministerio de Trabajo dictó conciliación obligatoria por 15 días hábiles y el SUTNA la acató sin que mediara asamblea de fábrica.

Estos nuevos despidos se suman a otro medio centenar que la empresa realizó en lo que va de 2023. Esto es parte de un plan de guerra de la multinacional japonesa, que apunta a imponer ritmos de producción infernales en el marco de las condiciones de trabajo insalubres denunciadas por el SUTNA y constatadas por el propio Ministerio de Trabajo.

La patronal impidió el ingreso a los despedidos, violando la conciliación que “obliga” a la patronal a retrotraer la situación previa al conflicto. Además, la patronal hostigó a los despedidos durante la conciliación con cartas documento donde se “comunica sanciones que serán implementadas al vencimiento de la misma”. Acto seguido, el Ministerio extiende por 6 días hábiles más la conciliación obligatoria.

Es claro que las patronales entienden el establecimiento del gobierno fondomonetarista de Milei-Macri como una oportunidad para avanzar contra las condiciones de trabajo, el salario y una mayor intensificación de los ritmos de producción. Es necesaria una lucha de conjunto por la reincorporación de los compañeros y por un convenio único de la industria del neumático, que la burocracia violeta de Wasiejko entregó hace años.

LEER MÁS:

Huelga en Bridgestone por 14 despidos Por Lucas Benedetto, 23/11/2023.

Suscribite a Política Obrera