Maniobras militares del imperialismo británico en las costas de Guyana

Escribe El Be

Tiempo de lectura: 3 minutos

La disputa entre Guyana y Venezuela por la región del Esequibo se reavivó con el arribo de un buque de guerra británico a las costas caribeñas. El Reino Unido respalda en la disputa a Guyana, su excolonia sudamericana, a la cual un vocero de la cancillería británica definió como “un importante aliado regional y socio de la Commonwealth”. Guyana también cuenta con el apoyo de Estados Unidos. Junto a su presencia militar, el Reino Unido reclamó al gobierno de Venezuela el cese de lo que calificó como “injustificadas las acciones de Venezuela contra Guyana”.

El gobierno chavista, sin embargo, había llegado recientemente a un acuerdo con su vecino, con la mediación del gobierno de Brasil y el visto bueno del secretario general de la ONU. Este acuerdo, llamado “Declaración de Argyle para el Diálogo y la Paz”, fue suscrito en las islas caribeñas de San Vicente y las Granadinas hace dos semanas. El presidente venezolano sostiene que la presencia del buque británico representa una “amenaza inaceptable” y una “ruptura” de los acuerdos

El buque HMS Trent de la marina real es un patrullero de altura de clase River Batch 2 que está especializado en la “lucha contra la piratería, el contrabando y el terrorismo dotado de cañones y ametralladoras pesadas” (Clarín, 30/12). El gobierno británico aseguró que su buque no amarrará en ningún puerto de Guyana, pero aclaró que se trata de una “muestra de apoyo militar y diplomático” a su excolonia. El vicepresidente de Guyana, Bharrat Jagdeo, aseguró que se trata de una visita de “rutina” y algo “planificado desde hace mucho tiempo”. El presidente, Irfaan Ali, aseguró que Guyana “lleva mucho tiempo participando en asociaciones con Estados regionales e internacionales destinadas a mejorar la seguridad interna”. Maduro había realizado un referéndum nacional a principios de diciembre, en el cual el 90 % de quienes habría participado, unos 10 millones de venezolanos, votó a favor del reclamo por el Esequivo.

La presencia del buque británico, sin embargo, se suma a las operaciones de vuelo que viene realizando el Comando Sur de Estados Unidos en conjunto con las Fuerzas de Defensa de Guyana, que se iniciaron luego del reclamo venezolano por el territorio. El gobierno chavista aseguró que “la presencia de la nave militar es extremadamente grave, ya que viene acompañada de declaraciones por parte de portavoces políticos y militares de quien fungió como despojador de la Guayana Esequiba”, y ordenó realizar inmediatamente un conjunto de maniobras con todas sus Fuerzas Armadas sobre el Caribe oriental del país, con proyección sobre el Océano Atlántico. Estas maniobras, según definió Maduro, son una “primera fase” de una “acción defensiva” ante lo que definió como una “provocación” y una “amenaza” para su país. Hasta el momento, las maniobras defensivas venezolanas cuentan con la participación de 5.600 militares en la frontera con Guyana, incluyendo “tres patrullas oceánicas, siete barcos lanzamisiles, 12 aviones Sukhoi y ocho vehículos anfibios” (Perfil, 29/12).

La oposición venezolana agrupada en la Plataforma Unitaria Democrática (PUD) se sumó a rechazar “la presencia del buque de guerra británico en el territorio en reclamación, por tratarse de una acción provocadora e innecesaria” y aseguró que “desde la Plataforma Unitaria Democrática reiteramos que los venezolanos tenemos sólidos documentos jurídicos para defender nuestro territorio Esequibo”. También la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL) aseguró que “condena y rechaza” estas acciones. Por su parte, la principal opositora al régimen chavista, María Corina Machado, mantiene sus redes en silencio desde hace una semana.

La maniobra británica llega luego de lo que los medios calificaron como un “triunfo diplomático” del gobierno chavista el canje de uno de los principales operadores financieros del régimen, Alex Saab, a cambio de un grupo de detenidos norteamericanos. Entre los liberados por Maduro se encuentran algunos exboinas verdes que participaron en el fracasado desembarco de la Operación Gedeón en 2020, que se realizó con la intención de derrocar al gobierno chavista. El canje se inserta en los acuerdos de Barbados que suscribió el gobierno venezolano con Estados Unidos. De cumplirse todo el acuerdo, Maduro debería convocar a elecciones en 2024 y permitir la llegada de observadores internacionales. La apelación judicial de María Corina Machado para levantar la prohibición que pesa sobre ella para presentarse a elecciones todavía se encuentra en suspenso.

LEER MÁS:

Cumbre Venezuela-Guyana: Maduro recula Por El Be, 18/12/2023.

La escalada de Venezuela contra Guyana Estados Unidos y Brasil se movilizan. Por El Be, 07/12/2023.

Venezuela: la oposición se reagrupa, Maduro inhabilita, Washington supervisa Por El Be, 15/07/2023.

Suscribite a Política Obrera