La ´democrática´ Holanda vigiló durante 50 años a los herederos de Ana Frank

Escribe Norberto Malaj

Tiempo de lectura: 1 minuto

“Holanda espió a los sobrevivientes judíos del Holocausto al considerarlos un peligro para la democracia”, revelan documentos históricos desclasificados “que muestran que los miembros del Comité Holandés de Auschwitz fueron vigilados por el servicio secreto” de la potencia imperialista hasta fines de los años 80 (El País, 26/12).

O sea que entre el Servicio de Seguridad Interior holandés de la ´democracia´ y su predecesor bajo el Estado fascista durante la ocupación alemana de los Países Bajos, hubo una continuidad de hecho. Es lo que indican estos documentos de los Archivos Nacionales, reunidos entre 1945 y 1998, analizados por el medio holandés Het Parool que revelan que el Comité Holandés de Auschwitz estaba clasificado como organización “extremista” de carácter “comunista”. Los documentos -71.000 expedientes desclasificados- son accesibles al público desde 2022 y “reflejan la amplia vigilancia llevada a cabo por los servicios de inteligencia” que denuncia “los perfiles de las personas espiadas que van desde políticos, periodistas y abogados hasta intelectuales, activistas, artistas y otros representantes de la sociedad civil de Ámsterdam” (ídem).

De los 140.000 judíos que residían en los Países Bajos en 1940, sólo quedaron 35.000. De los 107.000 deportados a los campos de exterminio, 102.000 murieron. Según el Comité holandés de Auschwitz, también murieron 220 miembros de las comunidades romaní y sinti.

Instituciones hoy asociadas al sionismo como la Casa de Ana Frank en Amsterdam -como su homónima de Buenos Aires- callan sobre esta complicidad y se asocian en cambio al exterminio de los judíos de nuestros días: el pueblo palestino.

LEER MÁS:

El otro Núremberg Publicado en Sin Permiso 20/11/2020. Por Ángel Ferrero, 23/11/2020.

Suscribite a Política Obrera