Carlos Maldonado, delegado de Bagley Córdoba: “La fuerza para hacerle frente a este gobierno de derecha tiene que nacer de la fábrica”

Escribe Pablo Busch

Tiempo de lectura: 6 minutos

Carlos Maldonado trabaja en la fabrica Bagley de la ciudad de Córdoba Capital, que emplea a unos 400 obreros. Es delegado desde el año 2021. Viene de ser reelecto por el 65% de los votos. El año pasado, a días de las elecciones provinciales, encabezó junto al cuerpo de delegados una huelga que sacudió a la provincia de Córdoba, con piquetes y la toma de la planta, por el despido de un trabajador.

Política Obrera: Te habíamos escuchado decir que muchos trabajadores de tu fábrica y de las fábricas de Córdoba inclinaron su voto por Milei. ¿A qué lo atribuís?

Carlos Maldonado: Nosotros hicimos un análisis muy profundo de lo que fue la elección presidencial. Hablamos mucho con los compañeros y compañeras de nuestra planta. También con algunos compañeros de plantas vecinas del Córdoba que están dentro del rubro de la alimentación. Y bueno, un poco fue el reflejo de lo que pasó a nivel país. El cansancio de los compañeros respecto de los mismos políticos de siempre, de la situación que venía acarreando la clase obrera y que se ha profundizado ahora, en estos últimos meses, obviamente. Pero bueno, esa necesidad de cambiar, yo creo que hizo que la gente se incline por este modelo que traía una propuesta de ir contra eso, de ir contra la famosa casta y contra los sindicalistas también. Una de las cosas que más impulsó a los compañeros a votar a este modelo que hoy es gobierno, fue eso también, el rechazo a la dirigencia sindical. Acá, en la planta, que es una planta bastante opositora a la conducción de la STIA, el STIA hizo una gran campaña por el candidato del peronismo, Sergio Massa. Entonces un poco fue eso también, el voto en rechazo a lo que venía a recomendar de alguna manera la conducción de la STIA. Nosotros tenemos una crisis sindical, por así decirlo, una crisis en la representación sindical donde los compañeros están reclamando, pidiendo a gritos, que ese cambio que se venía a proponer o que se decía que se iba a hacer en el rubro político, digamos, también se dé en las representaciones sindicales. Los compañeros de esta planta estaban muy seducidos con la propuesta de eliminar el aporte solidario a los sindicatos, porque los compañeros esperaban a desafiliarse del gremio. Obviamente, como te lo vuelvo a decir, fue como un rechazo a la conducción. Te saco mi aporte, me desafilio para vulnerarte a vos. Nosotros ahí tenemos un laburo muy grande porque tratamos de explicarle al compañero de que no confunda eso. Su enojo con la dirigencia no tiene que ser un enojo con la institución. Yo creo que, en gran parte, el voto de Milei en esta planta o en los trabajadores me parece que fue más inclinado por un descontento por lo que ya teníamos que por creer o convicción de que este modelo iba a poder hacer las cosas bien, por así decirlo.

PO: Las medidas del DNU, la devaluación y la ley ómnibus son una verdadera declaración de guerra a los trabajadores. ¿Cómo recibieron estas medidas?

CM: Con mucha preocupación. Obviamente estas medidas nos ponen en alerta y nos generan una zozobra tremenda. Hay un gran porcentaje de compañeros que entienden y saben lo dañinos que pueden ser estas medidas para los trabajadores. Y hay otros que están en modo kamikaze, por así decirlo, creyendo que se tiene que romper todo para barajar y dar de nuevo. El tema es que hemos perdido la confianza y la credibilidad en quienes nos conducen o quién nos representa. Nosotros estamos convencidos de que la fuerza para hacerle frente a estas medidas y a este gobierno de derecha tiene que nacer de la fábrica, como una comunión de todos los trabajadores. Y bueno, nosotros como Comisión Interna tenemos ese gran laburo de de marcarle un poco el camino a los compañeros y de no permitir de que estas diferencias de perspectivas nos desarticulen o los hagan perder el foco.

PO: Con los delegados de Bagley Córdoba llevaron una posición al plenario de delegados del STIA Córdoba. ¿Querés contarnos?

CM: Si,nosotros pudimos llevar ahí un poco el descontento generalizado que hay en nuestra planta. Planteamos un cambio en la conducción y que las medidas que se tomen de ahora en adelante tengan una prioridad máxima que sea el interés de todos los compañeros y compañeras y no que sea el interés singular, digamos, que busca la mayoría de las veces el sindicato. Un poco lo planteaba eso la gente, los compañeros, así que nosotros cumplimos con llevarlo ahí a ese plenario. También planteamos la necesidad de revisar el porcentaje de diciembre (NdR: se refiere a la paritaria). Nosotros veníamos advirtiendo, antes de todo este salto inflacionario, cuando se estaban cerrando las negociaciones para los porcentajes de noviembre y diciembre, nosotros veníamos advirtiendo que esos números no iban a llegar a satisfacer la necesidad de los trabajadores y que íbamos a quedar muy atrás con esos porcentajes que había cerrado STIA. Hoy, con el diario del lunes, podemos ver que realmente es así. La verdad es que éramos un poco más optimistas nosotros: hemos quedado muy por debajo y creemos que no se puede dejar pasar esta diferencia de porcentaje porque es una gran pérdida para todos los trabajadores. Planteamos como opción que se pida una cláusula gatillo para que en estos meses que queden de paritaria nosotros tengamos la seguridad de que nuestro salario va a igualar la inflación. Hoy tenemos 30 puntos de inflación en diciembre y parece que eso va a ser tendencia para los meses que vienen. Así que, hasta abril, los trabajadores, si no nos ponemos firmes, podemos perder mucho salario, podemos perder mucho poder adquisitivo y eso lo alertamos ahí, lo planteamos y bueno quedó planteada la moción. Hablamos también de la autocrítica que nosotros creemos que tiene que hacer el STIA de todos estos años para nosotros mala gestión para que vuelva, digamos, de alguna u otra manera a empezar a recuperar esa credibilidad y esa confianza que hablaba anteriormente que se ha perdido en todo el seno de los compañeros y compañeras y que empiecen a plantear una conducción seria y responsable y que esté a la altura de todos los compañeros, de todos los trabajadores y trabajadoras que integramos este sindicato de alimentación.

PO: Ustedes vienen de un conflicto muy importante contra los despidos, con una huelga indefinida, cortes de ruta y hasta una toma de la planta. ¿Que balance hacen los trabajadores?

CM: Sí, efectivamente es así. Vos haces mención a un conflicto de los más significativos en este último tiempo que hemos tenido acá en esta planta. Pero la verdad es que no ha sido el único, lamentablemente. Nosotros somos trabajadores de una multinacional como Arcor, que ya viene hace rato con la intención de precarizar el laburo, con la intención de vulnerar derechos, y los compañeros acá se rehúsan a eso. Le ponemos una gran resistencia a la patronal en ese sentido y tenemos un espíritu de lucha tremendo. La verdad que eso lo valoro mucho de los compañeros. Es una planta donde siempre tuvo conciencia en esa cuestión de defender los derechos de nosotros, de la clase laburadora. Y es por eso que en muchos casos se enoja mucho con la representación sindical de no plantar la firmeza que nosotros en muchos conflictos le pedimos. En el conflicto que vos hacés mención, también hubo una diferencia, un desacuerdo, mejor dicho, en la Asamblea con lo que venía a proponer el STIA y con lo que realmente querían los trabajadores. Bueno, ese conflicto terminó de una manera donde dejó un sabor agridulce, digamos, pero el espíritu de lucha siempre está, en algún lugarcito siempre está y nosotros, como Comisión Interna, como representación gremial, tenemos que encontrar ese punto, digamos, para que los compañeros se sientan seguros, se sientan bien representados y realmente vayan a una lucha, digamos, sabiendo de que quien lleve su lucha adelante no lo va a abandonar, no lo va a defraudar y no lo va a vender a mejor postor, ¿no? Nosotros somos delegados de los que llaman combativos y volvimos a ser elegidos en noviembre con el 65% de los votos.

LEER MÁS:

El 24, un paro de aparato Declaración de Política Obrera, 09/01/2024.

Un DNU contra las trabajadoras Elimina la doble indemnización por despido de las mujeres embarazadas y de las trabajadoras de casas particulares no registradas. Por Olga Cristóbal, 02/01/2024.

Al DNU de Milei sólo lo para una huelga general Nota de tapa de Política Obrera N°85 edición impresa. Año 4 (2° época). Desindexa salarios y jubilaciones, pero indexa 700.000 millones de dólares de deuda pública. 25/12/2023.

Una contrarrevolución laboral con forma de decreto Por Marcelo Ramal, 21/12/2023.

Suscribite a Política Obrera