El paro del 24E en Entre Ríos

Escriben Victoria Lambruschini y Pablo Vallejo

Tiempo de lectura: 5 minutos

En la provincia de Entre Ríos, durante la jornada de paro y movilización convocada por la CGT el pasado 24 de enero, no hubo movilización de las seccionales del interior. La mayoría de los sindicatos más importantes, incluidos UPCN, ATE y AGMER, que tienen particular relevancia en la capital provincial, se hicieron presentes con algunas banderas y un puñado de militantes del aparato. Otro tanto ocurrió con el PJ local y organizaciones afines como La Cámpora, que movilizaron por primera vez a pesar de las múltiples acciones que se han registrado desde principios de diciembre. De conjunto, la burocracia sindical boicoteó abiertamente el paro y vació la presencia en el acto central.

Muchos activistas y trabajadores de los gremios que se movilizaron de manera autoconvocada refirieron la falta de convocatoria en los lugares de trabajo; ni hablar de asambleas para construir el paro. Este vaciamiento deliberado provocó que la plaza del poder político de la capital provincial apenas se ocupase en un 50%, siendo el 75% de los manifestantes pertenecientes a organizaciones sociales y a la columna encabezada por los trabajadores de cultura, y constituida también por docentes y estudiantes de distintos niveles; militantes del movimiento de mujeres, el vecinalismo y el ambientalismo, y partidos de izquierda (principalmente MST y PCA), así como activistas y ciudadanos que se sumaron de manera autónoma, ante la ausencia de convocatoria de sus direcciones políticas y sindicales.

En este cuadro, es de destacar el papel particularmente reaccionario de la directiva local de la CTA Autónoma. Las principales fuerzas políticas que integran la dirección de la central -un sector del peronismo y el PCR- formaron parte del gobierno de Bordet hasta diciembre de 2023. Sin embargo, la llegada de Frigerio a la Casa Gris no ha implicado un cambio en su política de parálisis y desmovilización. Todo lo contrario, ésta se ha profundizado. El colaboracionismo se justifica ahora con el argumento de que muchas de las bases estatales y docentes habrían votado tanto por Milei como por Frigerio. Aunque también trascienden rumores de acuerdos para evitar el recorte de los planes sociales que manejan estas organizaciones.

En contraste con esto, desde inicios de enero se viene produciendo un gran movimiento cultural en toda la provincia, que comenzó impulsado por el colectivo Teatristas Autoconvocadxs y al cual se han ido plegando numerosos sectores de la cultura.

En el paro del 24E, la presencia del sector cultural se visibilizó en 15 localidades de la provincia. En las ciudades como Paraná, Concordia, La Paz, Concepción del Uruguay o Colón se realizaron movilizaciones masivas. En localidades donde la CGT o la CTA ni siquiera convocaron a manifestarse se realizaron actos o jornadas artísticas.

Durante este mes, siguiendo el impulso de teatristas, se autoconvocaron sectores de música, danza, circo, editoriales independientes que, junto a asambleas, bibliotecas, radios comunitarias y centros barriales se han ido agrupando en frentes culturales en numerosas localidades. El camino de las autoconvocatorias y el desarrollo de las asambleas ha ido ganado fuerza.

En la ciudad de Paraná, la columna del "Frente de trabajadorxs de y por la cultura" fue la más importante de la marcha, encabezando la movilización boicoteada por las centrales sindicales y la multisectorial, que sólo se limitaron a concentrarse.

La preparación y la convocatoria de los trabajadores de la cultura contrastan abiertamente con el boicot de la CGT y las CTAs al paro y la movilización del 24, que en el caso de la capital provincial adquirió rasgos extremos. La ausencia de asambleas en los lugares de trabajo, el horario de inicio del paro después del mediodía se complementaron en Paraná con la completa falta de convocatoria siquiera a través de los medios o las redes sociales. La serie de reuniones que las cúpulas de la CGT y las CTAs mantuvieron los días previos al acto apuntaron no a construir la movilización y la unidad, sino a limitar los alcances del paro y el planteamiento político del acto central. Como en otras localidades, estas direcciones se negaron a movilizar, planteando la concentración directa frente a la Legislatura. Al mismo tiempo, elaboraron la base de un documento que concentraba el problema en el DNU y la Ley Ómnibus, pero nada decía del resto de las medidas y políticas que afectan a los trabajadores entrerrianos en el marco del golpe de estado económico que encabeza el gobierno de Milei y se replica a escala local con el de Frigerio.

Con un largo mensaje en redes sociales, Frigerio ha encabezado el rescate político de los gobernadores al Gobierno nacional en el marco de su recule con el capítulo fiscal de la Ley Ómnibus. En este marco, dos de las principales direcciones sindicales locales, la de ATE y la de AGMER, han apuntalado a su vez al gobierno provincial firmando paritarias estatales y docentes que no sólo consagran la pérdida salarial de los últimos tiempos, sino incluso la confiscación severa que se produjo en diciembre; han acordado reajustes sobre los básicos de ese mes que quedan muy por detrás de la inflación ya estimada por el Indec para ese mes.

Mirando de forma completa la situación, la organización de la lucha contra el ajuste de Milei y Frigerio se está canalizando en el caso de la capital provincial por fuera de los aparatos tradicionales. En este marco, muchos trabajadores y activistas están haciendo una rápida experiencia con las direcciones políticas y sindicales existentes. Al mismo tiempo, en las asambleas y sucesivas convocatorias comienza a extenderse la idea de que la lucha recién comienza y que no se agota en la cuestión de las normas que deben pasar por el trámite legislativo, sino que abarca también a problemas más inmediatos que atraviesan las familias trabajadoras, vinculados a la pulverización de los ingresos, la agudización de la precarización laboral y el riesgo del desempleo.

LEER MÁS:

Docentes de Entre Ríos: “La ´paritaria abierta´ fue la excusa del sindicato para evitar cualquier lucha” Pablo Vallejo es delegado de la Escuela Municipal de Danzas de Paraná y docente de la escuela de música, danza y teatro de la UADER. Constructor de la agrupación Tendencia Docente Clasista y de Política Obrera, fue fundador del Partido Obrero en Santa Fe a principios de la década del 2000. A continuación, publicamos un extracto de la entrevista que le realizaron para el boletín “Trabajadores. Política, Ciencia, Literatura, Arte” N° 5, 28/11/2023.

VER ESTOS VIDEOS:

BRIAN MURPHY: "MULTIPLICAR LAS AUTOCONVOCATORIAS, LAS ASAMBLEAS Y DELIBERAR EN CADA LUGAR DE TRABAJO PARA PREPARAR DESDE LAS BASES LA HUELGA GENERAL". CACEROLAZO EN PLAZA MANSILLA, CIUDAD DE PARANÁ-ENTRE RÍOS, 10/01/2024.

PABLO VALLEJOS: "QUEREMOS UN NO ROTUNDO AL DNU Y A LA LEY ÓMNIBUS, NO SU SEGMENTACIÓN U OPOSICIÓN PARCIAL, UN NO DEFINITIVO A ESTA PERSPECTIVA POLÍTICA DE VACIAMINETO, PRIVATIZACIÓN Y DESTRUCCIÓN DE LAS CONDICIONES LABORALES" CACEROLAZO EN PLAZA MANSILLA, CIUDAD DE PARANÁ, ENTRE RÍOS, 10/01/2024.

Suscribite a Política Obrera