24 de enero en San Luis: golpe a la burocracia sindical y a las pretenciones del gobierno

Escribe Amanda Arce

Tiempo de lectura: 2 minutos

San Luis movilizó masivamente el 24 enero en las localidades más importantes de la provincia, Villa Mercedes, Merlo, Ciudad.

Contra las predicciones de la burocracia sindical, el pueblo ganó las calles y sostuvo una marcha solo comparable a las del 2004, cuando los docentes fueron reprimidos. En la capital, al igual que en aquella oportunidad, la movilización unió las dos plazas principales, Pringles e Independencia, con una apretada columna de nueve cuadras, rodeando de esta forma el microcentro puntano.

Con cánticos, banderas y carteles la multitud manifestó el rechazo al DNU y a la Ley ómnibus del gobierno nacional.

La burocracia sindical, sobrepasada por los manifestantes, no encabezó la marcha que sobre el final se dividió en tres grupos. Por un lado, el sector de la cultura, que viene movilizando desde que tomó conocimiento de las medidas del gobierno; por otro, los sectores combativos organizados en una multisectorial; y el tercer grupo de sectores diversos, los que, por inercia y costumbre, se trasladaron al Correo Central, lugar histórico de convocatorias. Los dos primeros terminaron unidos en la danza y música de los artistas. El tercero sorprendió a la burocracia sindical que no supo prever la reacción de un pueblo largamente desmovilizado y no preparó, como es norma, ni escenario ni micrófonos para los oradores.

No cabe otra lectura para hacer que la autoconvocatoria se impusiera y salió a las calles sin importar quiénes convocaban, pese a las divisiones y frenos que pusieron los mileistas con artimañas propias de los sindicalistas que dicen cuestionar.

La organización del pueblo, conocedor o no de las medidas gubernamentales, pero que siente el caos que traerá más hambre y miseria a sus vidas, vino por abajo y surge de las propias necesidades.

Es de esperar que este pueblo que conoce de manifestaciones y represiones transmita experiencias de organización y lucha a los miles de jóvenes que protestaron ante el engaño de un gobierno que prometió cambios para mejor y hoy ataca a todos por igual.

Deberán entender los pocos que se quedaron en la casa que esa es la mejor forma de avalar gobiernos y medidas contra el pueblo, así como a las dirigencias sindicales que abandonan a sus bases, negocian a sus espaldas y acuerdan en beneficio propio, sencillamente porque no nos quieren en las calles.

LEER MÁS:

Villa Mercedes, San Luis: masiva movilización Por Fabrizio, 26/01/2024.

Suscribite a Política Obrera