Festival de Berlín: cine contra el genocidio en Palestina

Escribe Maxi S. Cortés

Tiempo de lectura: 3 minutos

La 76° edición del Berlinale -uno de los festivales de cine de mayor trascendencia mundial- se caracterizó por el activismo de los artistas contra la guerra y contra el genocidio del pueblo palestino.

El cortometraje “No other land” (“Como ninguna otra tierra”), ganador en la sección documentales y en la sección “Panorama”, registra la destrucción y devastación con excavadoras de las aldeas de poblaciones enteras en la región de Cisjordania. Desde el estrado uno de sus directores, Yuval Abraham, de origen israelí, se refirió al régimen de Israel como un “apartheid” contra el pueblo palestino. Basel Adra, palestino y protagonista del documental, pidió el cese de suministro de armas (elperiodico.com, 28/2). Abraham se encuentra amenazado de muerte y no ha podido regresar a su país. Su familia en Israel ha tenido que escapar de su ciudad.

La directora brasileña Juliana Rojas, premiada como mejor dirección por su película “Cidade, campo”, en la sección Encounters -dedicada a nuevos lenguajes cinematográficos- expresó su apoyo a los palestinos y reclamó por un alto el fuego en Gaza. El estadounidense Ben Russel, director de la película “Direct Action”, ganadora como mejor película en la misma sección, se refirió a la acción del gobierno israelí como genocidio. Los artistas recibieron amplio apoyo de parte del público e incluso de parte del jurado.

La respuesta del gobierno alemán no se hizo esperar. Christiane Hoffmann, portavoz del gobierno que encabeza el canciller Olaf Scholz, denunció a los artistas que “no mencionaron el ataque terrorista de Hamás del 7 de octubre". Citando palabras del Canciller, expresó que” las expresiones de los artistas para con el estado de Israel son inaceptables por lo que abrirán una investigación”.

Se sumaron a los ataques el Alcalde de Berlín, Kai Weger, y la Ministra de Cultura, Claudia Roth. El Ministro de Justicia, Marco Buschmann, amenazó con “consecuencias legales” a los organizadores del festival. Estos respondieron que la Berlinale está "explícitamente en contra de la discriminación y de todas las formas de odio, pero considera importante que exista la expresión libre de opiniones dentro de los límites de la ley" (Perfil, 1/3).

Por otra parte, el director argentino Francisco Lezama, ganador del premio a mejor cortometraje con su película “Un movimiento extraño”, se refirió al ataque que vive la cultura en nuestro país por parte del presidente Javier Milei. Defendió al INCAA, al Museo del Cine de Buenos Aires, a la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC) y al programa Filmoteca, emitido por la TV Pública hasta 2023 (Página 12, 4/3).

Recientemente un movimiento nacional de trabajadores y trabajadoras de la cultura, artistas y escritores se han organizado y movilizado en defensa del presupuesto y sostenimiento de instituciones de promoción y difusión de cultura y arte, ante el intento de recorte, eliminación y ataques por parte del nuevo gobierno nacional a través de una ley integral de orden nacional ("Ley Ómnibus") y Decreto de Necesidad y Urgencia. Por lo pronto la ley ha sido retirada producto de la crisis política abierta en el país.

La contracara de los ataques del Estado y funcionarios alemanes al festival y cineastas es el masivo apoyo de un público mayoritariamente joven, que votó la película ganadora producida por jóvenes de Palestina e Israel “No other land”, como así también los aplausos y ovaciones a sus declaraciones políticas. La lucha de los trabajadores de la cultura, la literatura y el arte en el terreno sindical, político y cultural en contexto de guerras, genocidio y barbarie mundial dice presente.

LEER MÁS:

Miles de artistas exigen que Israel sea excluida de la Bienal de Venecia La carta abierta, de un fuerte voltaje político, acusa a la Bienal de sostener un “Estado del apartheid genocida”. Por Olga Cristóbal, 28/02/2024.

Suscribite a Política Obrera