Palermo: el negocio inmobiliario se cobra la vida de dos trabajadores.

Escribe Hika

Tiempo de lectura: 1 minuto

En Uriarte y Costa Rica, barrio de Palermo, el pasado viernes 1 de marzo se produjo un derrumbe que se cobró la vida de dos trabajadores al desmoronarse una obra. La obra en cuestión, según fuentes policiales, había sido inspeccionada el 22 de febrero, es decir diez días antes del siniestro.

El hecho se suma a lo ocurrido en Caballito apenas un mes atrás. donde una obra también desencadenó una tragedia al colapsar un departamento del PH aledaño y la muerte de dos vecinas. La última inspección en este caso había sido realizada el 24 de enero.

A nadie escapa que la Ciudad de Buenos Aires es un gran obrador. Su motor son las constructoras y financistas, asociados por el negocio de la especulación inmobiliaria. Estas vidas perdidas son la última consecuencia de estos negocios que tienen su apoyo político en la Legislatura Porteña, en la Jefatura de Gobierno y en la burocracia sindical de la UOCRA.

La UOCRA y los inspectores hacen la vista gorda, mientras que la Legislatura Porteña ha sido un constante vehículo de rezonificaciones y exenciones para habilitar negocios inmobiliarios.

En su discurso de asunción en diciembre pasado, Jorge Macri intimó a la Legislatura a revisar el Código Urbanístico para una “mayor apertura" al capital inmobiliario.

De esta manera, lo que tenemos es una ciudad que expulsa a la masa trabajadora que se ve impedida de acceder a la vivienda, aunque sobren viviendas.

Suscribite a Política Obrera